jueves, 25 de diciembre de 2008

Belleza



Que el 2009 os llene la vida de belleza

lunes, 15 de diciembre de 2008

Yo con trece años



Año 1987. Yo enamorado de cualquiera que fuese más guapa que Marifé de Triana, ataviado con un pantalón de chándal con gomas por los tobillos, calcetines de sport blancos y playeros Rox dos tallas por encima de la mía. Camiseta blanca con el slogan "I Love Spanish people" y pelo cardado estilo Glenn Medeiros. Frente al espejo que dividía las dos puertas del armario ropero del dormitorio de mis abuelos, peine de puas en mano, haciendo la coreografía de la canción "nothing gonna change my love for you" me pasaba varias horas del sábado tarde, simulando que quien me miraba era una preciosa niña rubia con tirabuzones y zapatos de tacón rosas.

Con semejante panorama, no es de extrañar que mi primera novia acabase a los dieciocho años en el centro RETO, colgada hasta las pestañas de cocaina, heroina y todo lo que acababa en "ina".

Menos mal que pronto maduré. Pero eso, es hilo de otro mantel....

miércoles, 10 de diciembre de 2008

El paciente culto

En la consulta de un doctor cualquiera, un lunes cualquiera:

- Buenos días caballero. Dígame que le sucede...
- Pues verá usted. Intentaré explicarme pues para eso he estudiado: Mire, llevo mas de dos años platicando relaciones naúticas con mi esposa y no logramos obtener condescendencia. Ignoro si yo soy omnipotente o mi esposa es esmeril.

El Dr. alucinado, corrige:

- Querrá usted decir esteril.

A lo que el afinado caballero responde sin sonrojarse:

- Me es inverosimil, ambas palabras son sinagogas.

NOTA DEL AUTOR: Y es que, la mejor técnica para ocultar tu ignorancia, consiste en no extralimitarse.

lunes, 1 de diciembre de 2008

I just can't stop loving you

Son las tres de la madrugada en el noveno piso de los apartamentos olvidados. El humo de un café sólo le acompaña en la oscuridad de la cocina, mientras observa los copos de nieve arremolinarse perezosos en el alféizar de la ventana. Hace mucho que no hablan. Demasiado tiempo.
Las cosas se han ido enfriando tan poco a poco que han pasado desapercibidas. En esas condiciones lo más fácil hubiera sido olvidarse de ella.
Pero nadie ha dicho que lo fácil sea lo deseado. Ni siquiera lo más sencillo de conseguir...

lunes, 24 de noviembre de 2008

Si, soy pijo



Con doce o trece años debes empezar a reafirmar tu personalidad y definir tu posición en las modas callejeras, ahora modernamente llamadas "tribus urbanas".
Y yo, por aquel entonces, no era una excepción.

Así que, empecé a pensar si me gustaba más ser "rasta", "heavy", "punk", "hippie" o "pijo".

La primera opción la deseché pronto, pues los porros me producirían (o eso creía yo) mal aliento y los gorros de lana con la bandera jamaicana, un profundo calor en verano.

Lo del heavy también lo deseché pronto pues mis flacuchas piernas de pollo quedaban horrendas enfundadas en un pantalón negro ajustado, y mis enjutos hombros no podrían soportar demasiadas chapas en la chupa de cuero.

Ser punkie nunca fue posible, pues mi abuela hubiese muerto de un susto si me ve aparecer con una cresta de color naranja.

Ser hippie pudo ser posible, si no fuera porque era demasiado fácil, y siempre fui un tipo con grandes retos.

Así que opté por el camino más fácil y a la vez más complejo y me hice pijo. Si, señoritas y señores, me hice pijo. De esos de gomina hasta en las pestañas, perfume de Loewe, ropa de marca y pantalones siempre bien planchados. Y créanme que, para alguien con menos recursos económicos que el perro de un gitano, eso siempre fue difícil.

Quizá me ayudó el hecho de idolatrar a ese personaje fantástico, chulo y presumido. Conquistador incontestable y dominador del mundo. Quizá, soy pijo porque siempre me quise parecer a James Bond...

sábado, 15 de noviembre de 2008

Sebastián Romero (8)

Una vez hube salido de la consulta me inundó una sensación extraña. El cabrón del Dr. Durán sabe como sacarme los colores y las palabras. Revisé la agenda del móvil. Busqué por la M y paradógicamente todavía guardaba su teléfono. Insconscientemente, movido por la facilidad de manejo de los celulares de hoy en día marqué su número: un tono, dos, tres, cuatro.... y salió la puta voz femenina de siempre: "el teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura en este momento".
No sé que improperio salió de mi boca, pero a tenor de los gestos de la gente con la que me cruzaba por la calle debió de ser cuando menos, llamativo.

Luego, en la reflexión que te otorga la impotencia, pensé: Sebastián, cómo te va a coger el teléfono si está muerta...

lunes, 10 de noviembre de 2008

Xixón

Allí donde Don Pelayo inició la Reconquista contra los Musulmanes, donde cientos de años más tarde nació Jovellanos y murió Piñole, donde la semana es más negra cuando el sol mas luce, nací hace ahora 35 años... y dos días...



Venid... No os arrepentiréis.

viernes, 31 de octubre de 2008

Se acaba


Con paso lento y voz queda, gabardina con cuello alto, ceño fruncido intentando que la lluvia no penetre en mis ojos, ni el frío cale mis huesos, alejo mi sombra en noche ya cerrada.
El otoño seductor y ya maduro golpea mi frente mientras piso hojas marchitas y esquivo charcos exiguos. Las destelleantes luces de mi coche me saludan en la oscuridad.
Me voy a casa. Se acaba la semana. Se acaba el mes.

lunes, 27 de octubre de 2008

Me enseñaste



Uno de los momentos más difíciles de mi vida fue cuando ahora hace justo un año tuve que comunicarle a mi abuela que el amor de su vida se había muerto. Abrazada a mi alcanzó a susurrar ¿y qué voy a hacer ahora sin él?

De las muchas cosas que he aprendido de él, una sobresale por encima de cualquier otra: me enseñó a intentar ser cada día un poco mejor persona.

Permitidme que el post de este lunes vaya dedicado a él. Porque era irrepetible.

jueves, 23 de octubre de 2008

Sebastian Romero (7)

El Dr. Durán tuvo a bien interrumpir el nocturno de Chopin, lo que, en otras circunstancias hubiese sido suficiente para escupirle los zapatos, pero en ese momento, incomprensiblemente sólo me fastidió.

- Sebastián, háblame de amor ¿has amado a alguna mujer?
- Joder Dr. Durán. Ya vuelve usted con las mariconadas.
- Venga Sebastián, por favor, hazme caso. Habla.
- En fin... Sólo he amado a una mujer en mi vida y creo que nunca existirá nadie como ella.
- ¿Por qué no estáis juntos?
- No era perfecta.
- Por Dios Sebastian, nadie es perfecto. ¿Echas algo de menos de ella?
- Echo de menos la manera en que me miraba mientras yo desayunaba. Extraño su voz cuando cantaba a Rafaela Carrá bajo la ducha. El ruido disimulado de sus tacones en el parquet de madrugada. La forma de quitarse los pendientes y de ponerse un collar. Cuando colocaba su lacio pelo detrás de sus perfectas orejas. Echo de menos sus estornudos después de llegar a un orgasmo, el olor a Nenuco de su cuello y la suave textura de su bruna piel.
Echo de menos la dulzura con la que me masajeaba los hombros, lo mal que sabían sus huevos fritos y lo que me molestaba sentir sus pies frios bajo la cama. Echo de menos sus besos, sus zalamerías y sus enfados. Echo de menos sus arrebatos de mimos cuando me comía sus horrorosas lentejas avinagradas. Echo de menos sus lágrimas al ver Love Story y su hortera gorro de lana verde. Añoro el tacto de sus calcetines en agosto y el bikini rojo que poco tapaba.
Por lo demás no me acuerdo de ella....
- ¿Que pasó? ¿Por que lo dejásteis?
- La maté...
- Sebastián, por Dios. Estoy hablando en serio. Si quieres que te ayude, no puedes mentirme.
- Dr. Durán, ha terminado mi turno.
- Podemos alargar la terapia cinco minutos. No hemos terminado.
- Por hoy si Dr. Durán, por hoy si....

lunes, 13 de octubre de 2008

el cántaro

...Y tanto fue el cántaro a la fuente, que un día, sin saber todavía por qué, cuando era un imberbe y un imbécil de diecisiete años (aunque no necesariamente por este orden), me ligué a la más guapa de la clase, a la más guapa de la discoteca y a la más guapa de la calle. A las pocas semanas suena el teléfono en mi casa:
- Hola
- bla, bla, bla, bla
- bla, bla, bla, bla
- Perdona que te llame a estas horas, pero es que tengo que decírtelo.
- .... soy todo oidos (yo temiéndome lo peor....)
- Ayer en la fiesta me encontré con fulanito, mi ex. Y caí.... Mira que es cabrón, pero es superior a mis fuerzas. Puede conmigo. Lo siento. ¿Podrías perdonarme algún día?
- En ese momento podría haberle cantado:



.... pero colgué sin decir nada. En el fondo, es que no se cantar....

lunes, 6 de octubre de 2008

Frances



Si algo tengo claro en estos 34 años que tengo, es que me encanta el frances....

martes, 30 de septiembre de 2008

El caballero enamorado II

Las casualidades de la vida, hicieron que se volvieran a encontrar en una boda. Se acercó a ella y le dijo:

Ningún placer mayor hay en la vida
que sus bellos ojos volver a contemplar
mas sin ánimo de su honor amancillar
quisiera a su lado poder danzar
un tango a su figura esculpida.


La muchacha sorprendida, respondió:

- Ay, es que no se bailar el tango. Seguro que le piso.

Nuestro caballero enamorado respondió:

Mi niña, no importa ser nesciente
el tango no se baila....
el tango, se siente.


lunes, 29 de septiembre de 2008

Vivir así, es morir de amor



Corrían finales de los 80 y yo era poco mas que un muchacho flaco, macilento e imberbe y como todos los mancebos de mi edad, estaba ávido de ligar. Habida cuenta de mi timidez las posibilidades de conquista en aquella época para un chavea de 15 años eran casi nulas. No obstante yo, que siempre fui optimista por naturaleza, todos los sábados salía con el firme propósito de que ese era el definitivo. Me miraba en el espejo y me decía:

- "Con dos cojones Sommer, si en el fondo, no estás mal. Si te quitas los dos granos de la frente y pones cara de Clint Eastwood, seguro que alguna se fija en ti".

Pero claro, yo que, aparte de optimista era exigente, siempre me enamoraba de la más guapa de la clase, de la más guapa de la discoteca y de la más guapa de la calle. Y claro, así me iba...

De ahí la canción de este lunes...

viernes, 26 de septiembre de 2008

No llega


"Son las doce y media y todavía no ha vuelto. Es demasiado joven para salir por la noche. No se por qué Encarna se ha empeñado en dejarla ir a esa fiesta. Si sólo tiene diecisiete años y encima tal como está el mundo. Es mi niña, mi pequeña. Todavía es muy joven para salir por la noche.
Suena la cerradura. Ha llegado. Bien, por fin podré dormir tranquilo. Mi niña ya está en su cama".

lunes, 22 de septiembre de 2008

My way



A partir de ahora, todos los lunes utilizaré una canción que, de una manera u otra, pueda representar lo que ha sido, y lo que espero que sea mi vida.

Quizá esta canción de Frank Sinatra, que conocí por casualidad hace aproximadamente 25 años, sería un fantástico epitafio para mi.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

El ordenador

Un día cualquiera, en la sección de imagen y sonido de un Corte Inglés cualquiera.

- Buenos días caballero ¿puedo ayudarle?
- Si majo, quería un ordenador.
- ¿Lo quiere usted portátil o de sobremesa?
- De sobremesa no, que lo quiero utilizar también por la mañana....
- ¿Cómo dice?
- Que lo quiero de esos que se llevan debajo del brazo.
- Portátil entonces. Mire, casualmente que estamos en la semana fantástica y tenemos en oferta este HP pavilion DV6000 que lo tiene disponible con procesadores Celeron M, Centrino Duo o Pentium Dual Core. La tarjeta gráfica es una Nvidia GeForce Go 7400con 128 MB de RAM y la pantalla tiene un tamaño de 15.4 pulgadas y una resolución máxima de 1280 x 800 píxeles con con tecnología Widescreen WXGA. Por supuesto que tiene SD.MS/Pro.MMC.XD y sistema Wireless con webcam incorporada. Memoria RAM de 2 GB y un Hard Drive de 200 GB.
- Esto.... ¿y con ese aparato puedo leer el periódico?
- ¿Cómo dice?
- Si, que yo lo quiero para leer el periódico por la mañana. Mi amigo Arcadio tiene uno y me dice que lee no se cuantos periódicos al día desde su ordenador. Y yo quiero hacer lo mismo.
- Bueno eso depende de su conexión a Internet. ¿Tiene usted ADSL?
- Bufff, tengo de todo. Mira ayer, estuve en el médico y me dijo que tengo Arritmia, colesterol y la tensión por las nubes. Asi que seguro que también tengo ADL de esa...
- ¿Ha usado alguna vez un ordenador señor?
- Lo más parecido ha sido una vez que toque un libro escrito en braille...
- Dios, entonces tenemos un problema. Este tipo de aparatos requieren cierto conocimiento tecnológico para su manejo, y por lo que puedo apreciar, usted no lo tiene.
- Vaya, con eso no contaba.
- Es mejor que realice usted un curso de informática antes de comprarse un ordenador como este.
- Quizá tenga usted razón. Por curiosidad ¿cuanto vale el aparato?
- Pues mire usted, este en concreto está de oferta a 899 €.
- Cojones ¡¡¡¡¡ eso son unos cuantos periódicos...
- Pues si...
- Nada, entonces me voy.... Muchas gracias....
- Ha sido un placer.
- Antes de irme ¿tiene usted televisiones donde se pueda leer el periódico?
- ¿Cómo dice?
- Na, da igual... Este Arcadio, cabrón....

domingo, 14 de septiembre de 2008

No es lo mismo

Cuando el inigualable Freddie Mercury supo que el Sida apagaba su llama compuso "the Show must go on". Para él, que vivió e hizo vivir, que disfrutó haciendo disfrutar, que gritó e hizo gritar, el show debía continuar aunque ya no estuviese.

Freddie se fue un 21 de noviembre de 1991. Y dejó cojo al mejor grupo de rock de la historia, por encima de los Rolling y de los Beatles. Para mi, no hubo otro.

"Por dentro mi corazón se está rompiendo, mi maquillaje puede estar descascarándose pero mi sonrisa aún está. El show debe continuar" dice la famosa canción. Que continúe el show, pero sin Queen....

Ahora Queen vuelven. Vuelven con Paul Rodgers, una excelente voz y un excelente roquero, que sin embargo es infinitamente mediocre comparado con Mercury.

Queen vuelve, pero no es lo mismo.





Esta canción, una de mis favoritas, hace bueno su título. Nunca antes se dijo una verdad tan plena. A Freddie, tanto amor, pudo, y de hecho, lo mató.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Saltar

Hoy tengo ganas de saltar sobre un charco....
... pero no llueve.

lunes, 25 de agosto de 2008

El ósculo

- ¿Me das un ósculo?
- Que si te doy ¿qué?
- Un ósculo.
- ¿Y eso que es?
- Joder, un beso.
- Desde que te ha dado por estudiar estás de un raro...
- Chica, uno que es culto.
- Me gustabas más antes, cuando me pedías un morreo...
- Ya pero es que estoy madurando.
- Te estás volviendo mayor, que es distinto.
- Siempre te han gustado los hombres maduros.
- Maduros, pero sin caerse del árbol...
- Bueno, ¿me das un ósculo o no?
- Lo que te voy a dar es una hostia
- Tú con tal de no besarme...
- No me amenaces que te agrameo...
- ¿qué me qué?
- Anda, estudia, que todavía tienes mucho que aprender...

jueves, 21 de agosto de 2008

Póntelo, pónselo



Luego no digas que no te avisé...

sábado, 16 de agosto de 2008

Lo bello que es vivir

Esta es una de esas historias que te hacen comprender que la vida es maravillosa.
Un inmigrante nigeriano, cuyo nombre en estos casos carece de importancia, humilde vendedor de pañuelos en un semáforo de Sevilla entregó este miércoles a la Policía Nacional una cartera que había encontrado en la calle, que contenía 2.700 euros en efectivo, un cheque por valor de 870 euros, un talonario de cheques y diversa documentación.

Como recompensa, le entregaron 50 euros (hay que ser, dicho sea de paso, tacaño, agarrado, mezquino y miserable).

Y es que, aunque incomprensiblemente siga habiendo miles de muertos todos los dias por las absurdas guerras (todas ellas lo son), aunque sigamos siendo presos del dinero, rehenes del fin de mes, adictos a los barbitúricos de diseño y leales seguidores de las trágicas noticias, siempre hay alguien que te recuerda, lo bello que es vivir....

sábado, 26 de julio de 2008

el caballero enamorado

Paseaba, castigado por el mismo sol que, por circunstancias inexplicables calienta más en Sevilla cuando, a las dos de la tarde, esperando el autobús, por primera vez, la vio. Se detuvo a su lado, la miró, sonrió y le dijo:

Saludos le sean dados, dama de fascinante mirada
No quisiera descortes parecer,
mas no hay mayor menester
después de sus ojos ver
que cada mañana poder amanecer
con su rostro apoyado en mi almohada.


Y no llegará a tal fin mi atrevimiento
pues en colegio de pago otrora eduqueme
y aunque acabé siendo alfajeme
siempre quise volar sin viento
abrazado a singular monumento.


Soy poco instruido y más bien vaga mi hermosura
mas si usted no se hallara enamorada
prometo dar a su vida morada
pues la mía ya ha quedado atochada
al observar semejante fachada
rebosando primor con mesura.


En ese instante llegó el autobús y la muchacha, sonriente a la par que sorprendida subió al colectivo. Se sentó junto a la ventana justo a tiempo de escuchar:

Parte en tranvía la diosa
y yo marchito y dichoso
y de amor lujurioso.
Vivirá mi corazón rangoso
si me acepta como ofrenda, esta rosa.


La muchacha se asomó a la ventana y asió la roja flor. Antes de poder dar las gracias el autobús se alejó y no pudo escucharle decir:

La hermosura en el cristal trasero
y yo enamorado caballero
aquí me quedo....

lunes, 21 de julio de 2008

Hoy

Hoy ha sonado el despertador veinte minutos después de lo previsto. Mierda, llego tarde....
Rápidamente me afeito. Mierda, me he cortado....
Con un buen tajo en la cara me meto en la ducha. Joder, la caldera se ha desconectado, el agua sale fría... En pelotas salgo a la calle a conectar nuevamente la caldera. Mierda, he resbalado y casi me meto una buena hostia. Mientras tanto el perro se ha llevado mi toalla y está jugando con ella por la finca. Que le den.... cojo otra toalla.

Me visto, me ducho, y cuando me estoy lavando los dientes.... Mierda, la pasta sobre la camisa recién puesta.... Bueno, no pasa nada, me pongo otra...

Me meto en el coche y el mando del portón automático se está quedando sin pilas.... Dios....

Pongo la radio. ETA ha atentado de nuevo, sube el Euribor, la inflación, la gasolina y hasta el precio del cine. Mientras el sueldo de los funcionarios se congela por enésimo año consecutivo.

Hay retenciones en la autopista. Está claro que hoy llego tarde. Casi atropello a una viejecita porque se salta un semáforo en rojo. No le pito, porque estoy seguro que ni me oye.

Llego al Hospital. Un matrimonio me está esperando a la puerta de mi despacho para protestar porque lleva seis meses en lista de espera para operarse de una Almorrana. Sonrío. Intento convencerles de que muy prontito le llamaremos para operarse. Cuanto hasta diez para no cagarme en su madre cuando me dice que "yo pago mis impuestos"....

Cuando sale el amable matrimonio suena el teléfono. "Sommer, soy la Dra. Zanganita. Te llamo desde casa. Tengo 38 de fiebre y no puedo ir a trabajar, intenté avisarte antes, pero esperé hasta última hora para ver si mejoraba". Genial...

Llamo a la supervisora de consultas. Hola, la Dra. Zanganita no va a venir a trabajar. Separo el auricular del oido "pero buenooooooooooooooooo, y ahora que hacemosssssssssssssssssssss si tiene a 35 pacientes citadasssssssssssssssssssssssssss"....

Tengo que tomarme un café.... Me voy a la cafetería: "Hola Sommer, tienes que esperar un poco. Hay revisión de Cafetera. No tendremos café hasta una hora mas o menos...."

No puede ser.... Bueno, ya vuelvo más tarde...

Me siento en mi despacho. Cierro la puerta y miro por la ventana. Mis vacaciones todavía están lejos. Está empezando a salir el sol. La vida es maravillosa....

viernes, 18 de julio de 2008

Tengo dudas

Entra una, pequeña, grácil, ténue, de aspecto enjuto y su chorro de voz parece sacado de otro planeta. Otra más experta, algo menos dócil, con voz potente y clara.

Canta una y la perfección vocal está fuera de toda duda. Canta otra y mi piel se encoje. Cantan las dos y las voces se mezclan. Me gustan ambas, pero no se con cual quedarme...

miércoles, 9 de julio de 2008

Sebastián Romero (6)

- Señor Romero, pase por favor.

La voz de la enfermera me devolvió a la realidad mientras soñaba con volar sin avión. La consulta estaba recién pintada y todavía el olor a pintura lo impregnaba todo.

- ¿Cómo estás cariño? – soltó como siempre la gorda enfermera.
- Yo no soy tu cariño y por cierto, a ver si adelgazas que da pena mirarte.
- Buenooooo, cómo venimos hoy.... Túmbate ahí y espera a que venga el Dr. Durán. Hoy me parece que tendrá más trabajo del habitual contigo.

El Dr. Durán es un tipo afable, en cierto modo agradable al trato, pero chulo y prepotente. Dice que estudió psiquiatría porque sus padres estaban locos. A mi me parece que el que está más loco de todos es él. Pronto apareció por el despacho.

- Hombre Sebastián, el lunes no apareciste ¿dónde estabas?
- Todavía no se que hago hoy aquí, así que no me toque usted los huevos o me voy.
- ¿Estás tomando las pastillas que te di?
- Todas las mañanas según me levanto, con un Macallan 18 años doble.
- Bueno lo importante es que las tomes, lo de menos es con qué.
- Estoy harto de tomar esas pastillas.
- Hace semanas que no hablamos de tu pasado. Háblame de tu madre.
- Vamos a ver, Dr. Durán, si quiere conocer la vida de mi madre hágale a ella el psicoanálisis y de paso me hace a mi un favor. A este paso le acusaré de cohecho por aceptar mis billetes a cambio de nada, de sedición por volar mi paz interior, o de prevariación por decir que soy psicópata. Eso si es capaz de convencerme en qué fase iter creminis estamos.
- Vaya, creo que hoy no va a ser fácil hablar.
- Si quiere hacerme entrar en razón hágalo de otra manera. Ahora cállese y escuche el hilo musical de su consulta. Estoy convencido de que ni siquiera sabe donde nació Chopin, o en qué año compuso el nocturno que está sonando ahora. Joder, así no hay forma de entenderse.... Calle y escuche, analfabeto....
Afortunadamente me dejó cerrar los ojos y durante cinco minutos disfruté al máximo del genio polaco...

sábado, 28 de junio de 2008

Cuando fuese mayor

De niño quería, cuando fuese mayor, ser bombero, porque siempre me habían parecido héroes luchando contra el fuego.
Más tarde quise trabajar en un circo para dar piruetas, quise ser médico para llevar bata y fonendo (no para salvar vidas), quise ser futbolista para ganar mucho dinero, banquero para llevar corbata, payaso porque siempre hacen reir. Quise ser piloto para llevar trajes siempre bien planchados, abogado para llevar toga, astrónomo para tocar las estrellas, capitán para tripular el Titanic. Quise ser juez para impartir justicia, matemático para saber hacer derivadas, sommelier por aquello de que se parecía a mi apellido (Sommer). Quise ser actor para desfilar por una alfombra roja, veterinario para no tener miedo a los animales, policía para llevar pistola, socorrista para llevar un bañador rojo....

Es curioso, hoy que ya soy "mayor" lo único que me preocupa es ser buena persona.

lunes, 23 de junio de 2008

Dinero

¿Y a estas alturas de la vida, para qué quiero el dinero?, si no me sirve para ser feliz....

martes, 10 de junio de 2008

Números



Una mirada
Dos besos
Tres cerditos
Cuatro estaciones
Cinco sentidos
Seis cuerdas de una guitarra
Siete pecados capitales
Ocho planetas
Nueve semanas y media
Diez mandamientos
Camisa de once varas
Doce meses
Martes y trece
Catorce versos dicen que es soneto
Quince años tiene mi amor
Dieciséis nietos de Noe
Diecisiete comunidades autónomas
Dieciocho años para poder votar
Diecinueve el número mágico del corán
Veinte mil leguas de viaje submarino

... tantas cosas nos dicen los números. Casi tantas como las letras....

sábado, 7 de junio de 2008

Formas de ligar

La forma de ligar es como la vida misma, va evolucionando. Seguro que la forma de ligar de nuestros padres no se parecía en nada a la nuestra, y seguro que la nuestra no se parecerá en nada a la de nuestros hijos en el futuro.

Hace cientos de años no se ligaba, simplemente el varón elegía y la mujer, la mayoría de las veces obligada, asentía sumisa.

Cuando la mujer, afortunadamente, pudo elegir, el hombre se las tuvo que ingeniar para obtener a la mujer deseada. Nació así el piropo, instrumento ahora hortera, pero otrora eficaz para el cortejo.

Posteriormente la mujer empezó a elegir y a insinuar sin recato sus curvas al pasar al lado del hombre querido.

Luego vinieron las discotecas, los piropos de albañil y ahora los chats o los sms. Cualquier forma es válida para ligar.

Todas ellas son válidas, pero los nostálgicos añoramos aquellos años en los que cuatro o cinco chicos se paraban a mirar a una chica pasar y uno de ellos, normalmente el más feo y, por necesidad, el más lanzado decía:
"ole, ole y ole, a eso le llamo yo caminar y a todo lo demás joder el suelo".

Yo que por mi edad no pillé esos años en los que el piropo era el medio y el modo para llegar a la chica pienso que cualquier tiempo pasado, en este caso, fue mejor.

lunes, 2 de junio de 2008

The Impossible Dream

Hace ya muchos años llegó esta canción a mis oidos y desde entonces se ha convertido en parte de mi.

Louther Vandross, ya desaparecido, le da una sensibilidad a la canción que nadie más ha sabido darle. Cerrad los ojos y subid el volumen. A disfrutar....

sábado, 31 de mayo de 2008

Sebastian Romero (5)



He salido a dar un paseo por la mañana. Me enfundé un traje negro y camisa blanca con corbata amarilla. Zapatos negros y ganas de reir.
Me he sentado en el parque a observar a la gente, a los niños, a los abuelos, a las madres y a los padres. Incluso a los perros.
Ha empezado a llover y todos corrieron a refugiarse, qué tontos.


Me descalcé los zapatos y quité los calcetines. Apoyé la americana en el banco y me puse de pie sobre él, quité la corbata y la guardé en el bolso. Puse los brazos en cruz y miré al cielo, la lluvia caía sobre mi cara besando mi rostro. Empapaba mi cuerpo antes de que mi alma se volviera más y más dulce. Me quedé quieto riendo, disfrutando, sintiendo la tibieza de la lluvia hasta que mi cuerpo quedó completamente empapado.

La gente empezaba a murmurar y arremolinarse bajo los aleros de los edificios. "Bájate de ahí loco" oí decir a lo lejos.

Bajé mi cara y observé. "Qué sabréis vosotros lo que es disfrutar de la vida".... pensé mientras sonreía y volvía a mirar al cielo.

viernes, 30 de mayo de 2008

Inténtalo

Aunque nunca llegues a alcanzar la estrella
sale ganando quien hace el intento.

Susana Pérez-Alonso en el libro "Nunca Miras mis Manos"

La historia interminable

Mi amiga Lúcida me ha propuesto un reto y no puedo decir no. Ahí van las reglas.

1. Cada persona pondrá el nombre de su blog delante de sus frases.
2. Enviará la historia a dos personas.
3. Las siguientes personas, al copiar el post, borrarán las direcciones de blog puestas, harán sus líneas y se las mandarán a otras dos, así sucesivamente.
4. No se puede devolver el post a la persona que te lo envió.
5. Y si te vuelve a tocar, no se la puedes enviar a la misma persona que se la enviaste
6. El blog número 100 terminará la historia y se la mandará al email leinad19xico@hotmail.com.
7. Si tenéis alguna duda ya sabéis donde localizarme.
8. ¡Ah! Última y muy importante regla, la persona a la que aviséis de que es la siguiente, sólo tiene un día para coger el relevo, si en un día no lo ha hecho no vale, y se lo tenéis que comunicar y cambiar de blog.Si esto sale bien, durará un máximo de 100 días y serán unas 1000 frases. El responsable de la idea es http://www.melees.blogspot.com/

Éste es el relato:
LA HISTORIA INTERMINABLE
Era impensable, no me lo podía creer, mi mente daba vueltas una y otra vez y no conseguía ser consciente de lo que había pasado, ya no había vuelta atrás, era todo tan confuso.Miré durante unos instantes el martillo ensangrentado, lo envolví en un paño que encontré en el primer cajón de la cómoda y lo escondí en el fondo del armario. A los tres minutos me encontraba en la calle, necesitaba airearme, pensar...En aquellos momentos mi mente aún no estaba preparada para ello... el aire gélido de la mañana cortaba mi rostro como un cuchillo acerado, aún sentía en mi pecho el ritmo acelerado de mi corazón sobresaltado por los espeluznantes hechos que había, en fracciones de segundo, vivido... Aún no podía explicarme cómo demonios había llegado el martillo hasta mis manos y porqué reaccioné de la forma tan brutal como lo hice... Sólo sé que había acabado todo, que era el fin de mi tortura y el comienzo de una vida mejor.Por primera vez, me sentí libre. Había logrado lo que estaba deseando hace mucho tiempo. ¿O realmente yo no lo había deseado nunca? Solamente las circunstancias me habían hecho llegar a aquel extremo en el que me encontraba.No, seguro que detrás de todo aquello había una fuerza misteriosa que me apoyaba. La pregunta era ¿Por que? Sacudí la cabeza.No me debía engañar por mas tiempo, no, yo ya se mi verdad, pero al estar dormitando tantos segundos de mi vida me va a costar despedazarla. Tal vez, la bruja de mi suegra no merecía brecha de tales dimensiones en su cráneo. Sin embargo, por una vez, creía haber hecho lo correcto.Por otra parte si yo no la hubiese atacado a ella quizás ahora sería yo la víctima. Porqué a decir verdad la relación con mi suegra siempre había sido de amor-odio. Pero ya había pasado todo y no era hora de pensar en "si hubiera sido de otra forma". Ahora tenía que explicarle a mi pequeña hija Andrea que ya no vería más a su malvada y querida abuelita.Sentí un ruido lejano, parecían las agujas de un reloj y esto hizo que me sobresaltara. Estaba un poco aturdida, ¿se trataba sólo de un mal sueño? Me dirigí al último cajón donde creía haberlo guardado y toqué algo frío y húmedo. Algo extrañamente húmedo en un cajón. Retiré la mano instantáneamente, me asusté, aquel objeto no me resultaba familiar, pero la duda me carcomía por dentro. La eterna lucha entre la curiosidad y la prudencia, pues yo, en el fondo, sabía que debería cerrar ese cajón para siempre y olvidarme de lo que había tocado, pero no fui capaz de resistirme y volví a introducir temblorosamente la mano. Mientras cientos de instantes paseaban fugazmente por mi cabeza, pensé que lo tenía todo embrollado, estaba perdida. Me había metido en un montón de negocios insensatos en lugar de pensarlos despacio y con método. Las facturas de los gastos de mi propia casa y de mis aventuras en el juego se acumulaban hasta el infinito.........Suspiré y me dispuse a esconder todos los rastros de mi acto. He de limpiarlo todo antes de que lleguen mi marido y mi hijo. Arrastré el cadáver hacia la bañera de la planta de abajo. Una sonrisa fugaz asomó en mi rostro cuando pensé que, a pesar de que tenía a mi suegra por una cabeza dura, su cráneo se rompió con bastante facilidad. Supongo que casi cualquier cosa se rompería con facilidad con un martillo de acero tan pesado.Lo primero era decidir que hacer con el cadáver, tenía varias opciones para deshacerme del cuerpo, pero debía pensar con calma, cuál sería la que contaba con menos posibilidades de no ser descubierta por la policía. También debía buscarme una coartada, mi suegra estaba de visita y muchos familiares lo sabían. Pero lo primero es lo primero, hacerla desaparecer.Barajando varias posibilidades, al final he decidido descuartizarla en la bañera, para después tirar sus restos en varios contenedores, para ello me iré a otra ciudad y puede que a otra provincia, tengo que echarlos a los de basura orgánica y la trituradoras de basura harán el resto. Creo que esa es la mejor solución por ahora.Pero, ¡mierda!, ¿cómo coño iba a descuartizarla si no tenía ninguna sierra? Afortunadamente, una bombillita iluminó mi azorado cerebro. Fui corriendo hasta la cocina y rebusqué en uno de los armarios. ¡Bingo! Siempre supe que los cuchillos de la Teletienda acabarían por servirme para algo. Ahora sólo faltaba comprobar si realmente eran capaces de cortar cualquier cosa, como afirmaba muy ufano el chinito que los anunciaba. Volví al cuarto de baño con mis instrumentos de trabajo y comencé la ardua y repugnante tarea. Con paciencia y esmero, con una exactitud pasmosa gracias a un interesante libro forense de un familiar, empecé a despedazar la rodilla. Introduje el punzante objeto contundentemente, el carnicero lo hacía, y no parecía muy difícil.
Tras varios cortes, me vi sorprendida por la frialdad de mis actos, mis ojos se centraron en la sangre que todo lo inundaba y por primera vez fui realmente consciente de lo que estaba haciendo. Giré la cabeza hacia el inodoro y vomité. Sin poder mirar la bañera me senté en el suelo a llorar.

Sommer:Qué carajo, nada de lamentos. A lo hecho pecho. Lo verdaderamente importante ahora es no dejar rastro. Si viajo a varias ciudades malgastaré el tiempo que no tengo. Creo que lo mejor será triturarlo y hacer amburguesas para el perro. Quizá hasta yo me pueda comer alguna.

Me gustaría que Poledra y Jorge continuasen con el relato, si no tienen objeción alguna.

miércoles, 28 de mayo de 2008

El semáforo

De vuelta a casa tras una tarde en la sauna, detengo mi coche en un semáforo. Emitiendo un bostezo progresivo, giro mi cabeza observando sin mirar con un movimiento mecánico y monótono.

No entiendo por qué, pero siempre que me detengo en un semáforo miro a mi alrededor a observar el comportamiento de quienes me acompañan en la espera.

Y hoy le vi.

Se trataba de un hombre ya maduro, curtido en madrugones. No alcancé a ver qué ropa llevaba puesta, porque la ventanilla de la camioneta en la que iba me lo impedía. Portaba en su oreja un lapicero de carpintero y entre su oido y el hombro iba un teléfono por el que, por sus gestos exagerados, iba hablando. Mientras esto ocurría iba cubriendo, apoyado en el volante, un parte de asistencia, seguramente de la visita anterior. Gotas de sudor caían por su frente.

El semáforo se puso en verde, tiró la carpeta donde apoyaba el parte de asistencia, todavía sin cubrir, cogió el teléfono con su mano izquierda y con la derecha empezó a meter las marchas del coche.

Yo sonreí y reanudé la marcha mientras pensaba "me encanta mi trabajo".

viernes, 23 de mayo de 2008

Eran otros tiempos


Ahí estamos mis hermanos y yo, en el año 1976 celebrando el primer cumpleaños de mi hermano, el rubio.

Eran tiempos del Un, Dos, Tres y de Hombre rico-hombre pobre en la televisión. En invierno nos íbamos a la cama cuando en la tele empezaba la música de Estudio Estadio, o en su defecto cuando salían dos rombos en la parte superior del aparato.

Vivíamos en un piso con los visillos horteras y jerseys de cuello cisne, como se llevaba en la época. Nuestro pelo era a lo "bacinilla" ya que no existía la gomina.
Viajábamos en el coche normalmente de rodillas, mirando por el espejo trasero y haciendo burla a los conductores que nos perseguían, porque, que yo recuerde, no había cinturones de seguridad, ni airbag.

Veíamos en la tele por las tardes a Don Pinpom y a Espinete en Barrio Sésamo, porque no había Shin-Chan.

Era la época de andar en bicicleta sin casco y sin manos. Nos dábamos unas buenas hostias, pero no pasaba nada. Jugábamos en la calle desde por la mañana y sólo volvíamos a casa cuando las luces de la calle se encendían. No estábamos localizados, porque no existían los móviles.

Leíamos tebeos, porque no existían la play-station ni la PSP. Comíamos golosinas y no había obesos. Como mucho había algún gordo y punto.

En definitiva, tuvimos la suerte de crecer jugando y divirtiéndonos. Rompiéndonos huesos y arañándonos las rodillas, bebiendo agua directamente del grifo, sin filtros, sin chorradas.

Y doy fe de que crecimos felices y sobre todo, sanos. Viendo cómo viven los niños de hoy en día, todavía me pregunto cómo nosotros fuimos capaces de sobrevivir a aquella época.

martes, 13 de mayo de 2008

Me voy, ahora si.

Mientras escribo, lloro.

Se que esta es una despedida, la definitiva. La primera vez volví a casa sin saber muy bien por qué, pero volví. La segunda me fuiste a buscar a casa de mis padres, y también volví. Siempre me recibías solícito y complaciente. Con tu careta de niño pecoso me adornabas con besos y atenciones desmedidas y mi alma ingenua se rendía sumisa.

Pero pronto aflojabas la goma y tu careta volvía al cajón. Mi ingenuidad se iba por la ventana pero yo me quedaba a recibir tus embistes por no saltar con ella.

Son demasiados años, mi amor. Son demasiados golpes. Te quiero tanto que no quiero que sufras más por mi.

No hace falta que me mates. Ya lo hago yo por ti.

"A todas las mujeres maltratadas"

miércoles, 7 de mayo de 2008

Sebastian Romero (4)

Hace siete días me levanté sobresaltado. No entiendo por qué, pero estaba sucio. Me di una ducha para sacarme la suciedad, pero no salía. Me eché la colonia que mi madre me regaló en reyes y me puse una camisa blanca con el pantalón de las bodas. Bajé a la calle con mi MP4 escuchando a Calamaro. Fuí al banco y pedí que me dieran seiscientas pesetas. El gilipollas de la caja me dijo que sólo había Euros. Y a mi qué cojones me importa, yo quería seiscientas pesetas y no estaba dispuesto a irme sin ellas.

Cuando un tipo con uniforme y tolete preguntó al cajero si todo iba bien comprobé que mi camisa ya no era tan blanca. Decidí volver a casa sin mis seiscientas pesetas. Me volví a duchar y me puse una camisa azul. Puse a Calamaro en la cadena musical a todo volumen: que se joda la vecina.
"Mierda, la camisa está también sucia". Me volví a duchar y me puse una camisa roja con rayas blancas. Decidí que iría a la cafetería de Blas a desayunar, pero antes debía darme una ducha porque la camisa estaba sucia.

Una vez me duché y me puse la camisa verde bajé por las escaleras, porque ultimamente el ascensor huele mal. Desde la cafetería llamé a mi madre por teléfono y le dije que mi armario tenía un problema porque todas las camisas estaban sucias. Me dijo que volviera para casa que comería conmigo.

Volví y me duché porque la camisa verde tenía una mancha en la solapa. Me puse una camisa negra que me queda muy bien.

Mi madre llegó acompañada de los tipos de blanco de siempre. Después de discutir con mi madre los muchachos con cara de susto, me pidieron que les acompañara. Les pedí que me dejaran ducharme antes de salir. Así lo hice y me puse el traje azul.

Desde ese día estoy ingresado en el hospital. Me dan pastillas hasta que me quedo gilipollas perdido. Pero lo que no saben es que soy plenamente consciente de lo que están haciendo. Tarde o temprano me tendrán que dejar salir. Yo estoy bien. Sólo necesito mi MP4 para escuchar a Calamaro.

domingo, 4 de mayo de 2008

Becquer

«Qué es poesía?» –dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
«Qué es poesía?» ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.

viernes, 2 de mayo de 2008

El niño que daba ostias

Hace unas semanas caminaba por mi ciudad cuando a lo lejos adiviné la silueta de dos niños de unos seis o siete años jugando con un balón de fútbol utilizando como portería un portón de un garaje.

"Qué bueno, como yo hacía ya hace veinticinco años", pensé.

De pronto la pelota sale despedida hacia donde yo estoy. La paro con la planta del pie y empiezo a darle unos toques con mis pies emulando a Pelé.

Uno de los niños se dirige hacia mi y me dice:

- Oye tío o me das el balón o te doy una ostia.

Definitivamente los tiempos cambian...

jueves, 1 de mayo de 2008

Mamelucos y el 2 de mayo

Mañana se cumplen doscientos años del levantamiento de la ciudad de Madrid contra los franceses en lo que fue el comienzo de la guerra de la independencia española contra Napoleón.
Pues sí señores, España también tuvo una guerra de la independencia como otros muchos. Aunque la nuestra fue, a todas luces, una guerra desigual. Nació en Madrid, casi sin querer, cuando cientos de ciudadanos salieron a la calle a luchar con lo único que tenían: las uñas y unas pocas navajas.
En frente un ejército francés formado fundamentalmente por mamelucos (exclavos turcos, eslavos, rusos que se pusieron a las órdenes forzosas de Napoleón) cargados de sables y cañones hasta las entrañas.

Todo nació ahí. No fue difícil para los soldados franceses repeler la guerra callejera ya que el bando rebelde estaba formado por mujeres, hombres y niños luchando con navajas, tijeras, palos y lo que encontrasen contra un ejército preparado para la guerra. El ejército español permaneció impasible ante el levantamiento. Solo dos militares, Daoiz y Velarde se unieron a la rebelión, abieron las puertas de su cuartel y dieron armas a los 4.000 mataos madrileños. Evidentemente los dos militares murieron ese mismo día, pero se convirtieron en símbolo del levantamiento español, y todavía hoy en día existen calles y estatuas en todo el territorio español ensalzando sus figuras.

Poco tardó el ejército frances en terminar con la revuelta. Los mamelucos a caballo clavaban su sable en cualquier cuerpo que encontrasen a su camino, daba igual que fuesen niños, putas, mendigos u hombres con navaja.

LA CARGA DE LOS MAMELUCOS, Goya



Los fusilamientos al día siguiente (el cuadro "fusilamientos del 3 de mayo" de Goya representa lo que fue ese día) pusieron fin al levantamiento

Pero lo que empezó como un levantamiento ciudadano supuso el comienzo de una posterior guerra que terminó seis años después con la derrota de los franceses a manos españolas y la instauración del antiguo régimen de Fernando VII. Fue nuestra guerra de la independencia.

En fin, una de muchas...

lunes, 28 de abril de 2008

Soy María

Soy María y vivo en las islas del fin del mundo.

Me voy haciendo mayor soñando encontrar un capitan de velero que me lleve a tierra firme, pero sólo encuentro piratas que no me enseñan a nadar. Quiero ser etérea y evadirme del mundo marino, quiero ser caliza en tierra seca pero no consigo enraizar.

Busco olvido sin perdón, pero sólo encuentro perdón sin olvido. Nado hacia alta mar, pero siempre acabo en la orilla.

Necesito dejar atrás hálitos de ron, cuando fui adulta antes que niña. Necesito encontrarme, aunque no se si quiero buscarme.

Quiero ser libre, sonreir mirando al cielo brazos en cruz. Sólo necesito saber cómo...

lunes, 21 de abril de 2008

¿Eres solidario?

Hace unos días llegó a mi una noticia que pasó casi desapercibida en la vorágine periodística. Era más noticia lo siguiente:

- Un jurado británico dictamina que Lady Di y Dodi murieron por la conducción negligente del chófer y los 'paparazzi' (muy interesante, la verdad...)
- Un objeto luminoso surca el cielo de la región centrooriental de Argentina y luego se oye un fuerte estruendo que hace temblar la tierra (carajo, esa noche no pude dormir ante semejante bomba imformativa).
- Aguirre no descarta presidir el PP pero "a día de hoy" no entra en sus planes (desde luego esta si que es noticia...)
- Calderón y Gallardón ponen la primera piedra de la residencia en Valdebebas (esta debe interesar mucho a los mileuristas).
- Greenspan echa balones fuera y atribuye la burbuja inmobiliaria a un "error de cálculo" del mercado (Este Greenspan siempre echando balones fuera).
-'El chiki chiki', el más visto de Eurovisión. El vídeo de Rodolfo Chikilicuatre arrasa a sus principales rivales en YouTube con más de 8 millones de visitas (vale, ya lo dejo...).

Sin embargo paso totalmente desapercibido un hecho que a mi me dejó impresionado. Gregoria Ruiz, una murciana de 60 años, ha decidido donar uno de sus riñones a Juan Pedro Baños tras escuchar en un programa de radio la historia de este murciano de 44 años que nació con una insuficiencia renal crónica y cuyos riñones dejaron de funcionar cuando tenía 19. La donante no conocía de nada al receptor yha tenido que someterse a numerosos controles previos antes de la intervención.

A eso le llamo yo ser solidario y a todo lo demás gilipolleces. ¿Cuantos de vosotros seríais capaces de dar un riñón en vida a cambio de nada?. Yo que soy donante de sangre y de órganos una vez haya fallecido, no le doy un riñón en vida ni a Dios (salvo a muy pocas personas, todas ellas de mi familia).

P.D. Lo siento, me han educado para ser sincero, y mi sinceridad me hace decir lo que haría, aunque no sea políticamente correcto.

domingo, 20 de abril de 2008

La antorcha

Viaja la antorcha, evocando la leyenda de Prometeo, que habría robado el fuego a Zeus para entregarlo a los mortales. En la antiguedad en los primeros juegos olímpicos, los sacerdotes encendían una antorcha y el atleta que venciera una carrera hasta el lugar donde se encontraban los sacerdotes tendría el privilegio de transportar la antorcha para encender el altar del sacrificio. El fuego era entonces mantenido encendido durante los Juegos como homenaje a Zeus.

A lo largo del tiempo se mantuvo la tradición de transportar la antorcha Olímpica con una carrera de atletas, desde que en 1928 se encendiera por primera vez como símbolo olímpico. Desde entonces cada cuatro años la antorcha viaja por todo el mundo, aunando esfuerzos, uniendo pueblos, razas, colores y banderas.

Este año, los JJOO se celebran en China, pais comunista que desde 1950 tiene sometido al pueblo Tibetano a un calvario político-religioso sin precedentes. Ahora y sólo ahora nos rasgamos las vestiduras y pretendemos protestar contra la ocupación China boicoteando un símbolo de unión, impidiendo que los atletas puedan enseñarle al mundo que los Juegos Olímpicos deben ser eso: unos juegos en el que participen todos los paises del mundo y donde un Keniata pueda ganar un duelo con un Americano.

A mi me parece que estamos confundiendo churros con merinas. Esta no es manera de protestar queridos amigos, no es manera...

jueves, 17 de abril de 2008

Cavalleria Rusticana

Esta ópera de Mascagni es una de mis favoritas. Son sólo cuatro minutos los que necesitareis para escuchar este Intermezzo, subliminal. Los que ya lo hayan escuchado se alegrarán de volver a hacerlo. Los que nunca lo hayan hecho no se arrepentirán.

Subid el volumen y disfrutad con los ojos cerrados....



Por más que lo escucho, nunca me cansaré.

martes, 15 de abril de 2008

Demasiado rosa


El Sr. Berlusconi, ese especimen con más bótox que sangre en el cuerpo, ha vuelto a ser elegido por los Italianos para dirigir el pais. No logro comprender cómo ha podido ocurrir, pero es así.
No sólo no ha ganado, sino que ha arrasado, con más de tres millones de votos de diferencia, lo que le otorga una mayoría absoluta para hacer y deshacer a su mafioso antojo.

Pero no es esto lo que me molesta, sino que se permita el lujo de decir que el gobierno de zapatero es "demasiado rosa" en clara alusión al excesivo número de mujeres al frente de las carteras ministeriales.
Que no joda, el maniquí con pelo teñido. A él le gustan mucho las mujeres, pero en casa y sin poder.
Hay que joderse....
¿Sabeis que os digo?. Que le den por el culo y que se muera de envidia.

domingo, 13 de abril de 2008

No hay nada mejor

- Que quitarse las botas después de un largo día de esquí.
- Que encontrar un W.C. cuando tu vejiga estalla de ganas de hacer pis.
- Que bañarse desnudo en el mar.
- Que un orgasmo matutino.
- Que una ópera al aire libre.

No hay nada mejor que...

miércoles, 9 de abril de 2008

Demasiado dura

Andaba yo con la bandeja del desayuno en la mano buscando una mesa para sentarme cuando a mis oídos llegó una conversación entre dos médicos varones:

- Hoy me levanté con ella muy dura.
- ¿Y tu mujer no te hizo caso?

Claro, yo que andaba todavía un poco legañoso, pues la noche no había sido del todo reparadora, desperté al instante y evidentemente, pedí acomodo a su lado, habida cuenta que la conversación era, a todas luces, prometedora.

- Hola Sommer. Sí claro, siéntate.

Y siguieron con su conversación:

- Pues es que me acosté con ella normal, mi mujer me la tocó y me dijo que estaba como siempre, pero al levantarme, joder, estaba durísima.

- Tienes que dejar que la vea, no puede ser normal que la tengas tan dura.

Yo por aquel entonces, había zampado el bocadillo de pollo sin demostrar interés por la conversación, aunque de soslayo buscaba encontrar en sus gestos algún atisbo de pulcritud. Pero la naturalidad con la que lo contaban rallaba lo absurdo.

- Si, mejor me echas un vistazo a ver que te parece. Pero no te asustes si la ves demasiado grande.
- Venga pues luego pásate por la consulta al final de la mañana, que ya estaré más tranquilo. Tengo interés en verla.

Así dieron por terminada la conversación y empezaron otra trivial sobre los Dolomitas a la que me uní, con voz aún un poco temblorosa.

Al día siguiente entró uno de ellos a mi despacho, cerro la puerta y con voz solemne dijo:
- Sommer, tengo que cerrar consultas. Al final me tengo que operar de la Hernia.

No pude remediar soltar una carcajada, que fue difícil de explicar posteriormente.

sábado, 5 de abril de 2008

Sebastian Romero (3)

Hace días que no duermo bien. El sábado me levanté a las dos de la madrugada con ganas de leer un rato, así que me fui al Bob Hornest un pub que hay debajo de mi casa a releer a mi querida Anna Karénina de Tolstoi. Me senté en una mesa que, curiosamente, estaba vacía, aunque el pub estaba a reventar de gente fumando, bebiendo y bailando sin parar. Parece ser que era la fiesta de no se que marca de wisky.
No se por qué extraña razón cuando estoy rodeado de humo y de gente y el ruido es ensordecedor mi grado de concentración aumenta exponencialmente. Tolstoi se merece eso y más.
Me propuse leer por séptima vez el libro y empecé con entusiasmo.El comienzo no puede ser mejor: “Las familias felices son todas iguales: las infelices lo son cada una a su manera.” Me encanta Anna Karenina yo creo que porque me siento identificado con alguno de sus personajes. Sobre todo con la paranoia mental de Levin, ese individuo que teniendo lo que muchos ansían, busca la felicidad sin encontrarla.

Estaba enfrascado de lleno en la lectura cuando me atacó un espécimen a caballo entre un búfalo y un oso hormiguero. De su cuerpo lo único destacable era lo mal posicionados que estaban todos sus apéndices. La nariz era de boxeador retirado. Las tetas le golpeaban las rodillas y su culo era chato. Estaba maquillada de manera horrenda, llevaba una falda corta que dejaba asomar dos piernas gordas y cortas con unos gemelos que para si los quisiese Pantani. Se acercó a mi y su rancia halitosis de alcohol y tabaco me hizo retroceder en mi silla.

- Deja de perder el tiempo leyendo y ven a divertirte con nosotros – me dijo enseñando los pocos dientes que tenía sanos y señalando a dos seres parecidos a dos hombres que, observándonos, nos saludaban en la distancia.

Los hombres, uno delgado y pequeño, borracho como una cuba, con un pitillo apagado en los labios y el otro un poco más alto pero igualmente borracho parecían disputarse el trofeo, que en un principio era morrearse con la susodicha y cuyo final prefería no imaginar, a riesgo de vomitar allí mismo.

- Haga usted el favor de dejarme en paz y lárguese a la ciénaga de la que nunca debió salir- la espanté de un bufido.

No pude concentrarme más en el puto libro, así que me fui del pub. Una vez en la cama recordé la frase de Tolstoi: Esos tres personajes eran unos seres infelices, a su manera, pero lo eran. Lo más desconcertante de todo, es que yo no encontré ningún motivo en mi existencia que indicara que mi vida era más feliz que la de ellos.

martes, 1 de abril de 2008

Iron man

Iron Man es una prueba para gente a la que le gustan los retos. Consiste en una exigente prueba física sólo al alcance de los hombres más fuertes del mundo, capaces de soportar no sólo el desgaste físico, sino psíquico.
Terminar un Iron Man es para gente de otro planeta.

La prueba esta compuesta de tres partes comenzando casi siempre al amanecer:
1.- Nadar en el mar, o lago un tramo de 4 kms (con el frío de la mañana).
2.- Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de 180kms ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas.
3.- Terminando la ruta de bicicleta, se termina la prueba con un maratón de 42.5 kms, lo cual es una prueba extremadamente agotadora tanto física pero primordialmente psíquica.

Esta historia trata de un Iron Man Australiano que llevaba años haciendo la prueba y cuyo único sueño era hacerla al lado de su hijo. Cuando éste nació lo hizo con una parálisis cerebral, lo que no fue impedimento para que su padre cumpliera su sueño, eso si, después de muchos años de entrenamiento.

El que sea capaz de ver este video sin que se le pongan los pelos de punta, que me mande un correo....





Este hombre de 60 años terminó el Iron Man con su hijo en brazos después de más de 17 horas de esfuerzo. El ganador (aunque sólo sea como anécdota, lo hizo en poco más de 8 horas).

Está claro que después de esto uno se siente un completo inutil, un patán, un ser insignificante comparado con semejante ser humano. Allá donde esté mi admiración, mi fascinación y mi respeto.

domingo, 30 de marzo de 2008

Sin pensar

Cuando la oscuridad lo cubrió todo mientras me alejaba de la ciudad en el lujosísimo asiento trasero de aquel Rolls Royce Phantom empezé a darme cuenta de que algo no iba bien.

A los mandos del carro, un mas que probable obediente chófer que no había visto en mi vida. Parecía, eso si, buena gente. Era exactamente igual que los chóferes de las películas. Alto, delgado, de semblante amable y ligeramente arrugado, impolutamente vestido con un traje gris marengo y corbata granate abrochada sobre una camisa blanca con gemelos dorados. Se había acercado con parsimonia, elegancia y discreción:

- ¿Señorita Badiola? – preguntó con una afable sonrisa y voz aterciopelada, casi femenina.
- Si, yo soy – acerté a contestar
- Si me acompaña, el señor Villar de Esnaola la espera para cenar en su casa.

Me levanté sin pensar en nada y le seguí. Abrió gentilmente la puerta trasera del Rolls, cerró la puerta cuando se hubo asegurado que yo ya estaba correctamente sentada y tras darle una buena propina al aparcacoches se sentó en el asiento del conductor, me miró por el retrovisor y me dijo:
- Si le apetece beber algo, encontrará algún licor en la nevera. Sólo tiene que apretar el botón dorado. No tardaremos mucho. Espero que se sienta bien.

Le devolví la mirada por el retrovisor y asentí con una ligera mueca de agradecimiento.

“Villar de Esnaola”, pensé. Claro V.S. Cuántas veces me había preguntado a quien pertenecían esas iniciales desde que hace casi dos meses había leído la tarjeta que me había llegado junto con doce rosas rojas.

“¿Y por qué no?
V.S.”

Desde entonces, todos los lunes en mi despacho aparecía un ramo idéntico a aquel, aunque siempre con una tarjeta distinta. Siempre firmaba V.S. “Claro Villar de Esnaola”, pensé.

“Siempre soñé envejecer al lado de una mujer como tu”
V.S.”


Mis compañeros, siempre discretos, me miraban con sorpresa cada lunes, pero nunca preguntaron. Asumían, ingenuos, que por fin mi suerte había cambiado y el amor había llamado a mi puerta.
Hace ahora tres semanas fue la primera vez que me invitaba a cenar. Lo hizo, esta vez, acompañando un Citizen Silhouette increíblemente precioso.

“Me encantaría cenar esta noche contigo.
Cuando estas agujas marquen las nueve de la noche,
te esperaré en el Restaurante del Ritz.
V.S.”


No acudí, pero el lunes siguiente las flores volvieron a aparecer. Deseché otros tres ofrecimientos, pero las flores siguieron llegando.

Ni siquiera ahora comprendo por qué acepté en esta ocasión. Siempre había sido educado, amable, atento, desprendido, justo en un momento en el que yo necesitaba precisamente eso. Y acepté la invitación.

Y ahora mientras me alejaba en aquel lujoso coche empecé a dudar. No le conocía de nada, no le había dicho a nadie a donde me dirigía aquella noche, ni siquiera nadie sabía quién me enviaba flores. Yo y mi maldita personalidad egocéntrica. Mi estúpido afán de salvaguardar mi intimidad.

Mientras la noche se hacía mas lóbrega, mi hálito se secaba y a pesar de ser agosto, sentí un escalofrío recorrer mi cuerpo...

martes, 25 de marzo de 2008

Haruki Murakami

Cuando a mis manos llegó Tokio Blues, Norwegian wood no imaginaba encontrarme lo que me encontré. La sencillez con la que escribe hace que la lectura sea fácil. Expresivo y puntilloso hace del relato un arte.

La historia desgarradora, conmovedora, sarcástica. El amor en estado puro, la vida y sus complejidades, la muerte y la risa todo junto.


Si cierro los ojos puedo escuchar a Reiko tocar una y otra vez con la guitarra esta canción.

Quizá sea mejor transcribir lo que dijo Rodrigo Fresán en el PAIS "Advertencia: Murakami -al igual que los Beatles- produce adicción, provoca numerosos efectos secundarios y su modo de narrar tiene algo de hipnótico y opiáceo".

He leido pocos libros que me hayan gustado tanto.

sábado, 22 de marzo de 2008

Eutanasia


La muerte de Chantal Sébire, la profesora francesa que reclamó a los tribunales franceses una muerte digna, ha reabierto el debate sobre la eutanasia en el mundo. La pobre mujer, a la que no sólo se le había deformado por completo el rostro sino también el alma, que había perdido casi completamente la visión y que padecía dolores insoportables murió el pasado miércoles.

Si esta mujer en lugar de haber nacido en Francia lo hubiese hecho en Suiza, Holanda o Bélgica hubiese decidido libremente en qué fase de su enfermedad terminal acabar con semejante sufrimiento, habida cuenta que estos paises tienen reconocido como un derecho la Eutanasia activa.

Las autoridades francesas no conformes con haber denegado el derecho a decidir por su propia vida, aún cuando ella había apelado a la humanidad de la justicia ante la atroz enfermedad que padecía, han decidido realizarle la autopsia para saber si se murió por causas naturales o ayudada por alguien. De nada sirvió que la familia pidiera clemencia, justicia humanitaria, que se la dejase descansar en paz. De nada sirvió....
Se han justificado afirmando que de todo parecía indicar que Chantal hubiese podido vivir unos días más, quizá alguna que otra semana. De lo que no hablaban es que esos pocos días que le quedaban los pasaría gritando de dolor, ciega, demente, en unas condiciones lamentables....

Como la Iglesia hacía días que no cagaba fuera de la pota se han salido por la tangente afirmando que rechazan la Eutanasia porque Cristo murió dignamente, sin cuidados paliativos....

Hay que joderse.... también hace un siglo se moría de gripe, y ahora el Papa toma Aspirina cada vez que le caen los mocos....

viernes, 21 de marzo de 2008

La Covada

Revisando papeles antiguos en casa de mis padres encontré por casualidad un libro que habla sobre las antiguas costumbres astures (y parece ser que también del resto del territorio español). Me ha dado por leerlo y he encontrado cosas muy sorprendentes.

Habla bajo el término "ritos de paso" sobre un modelo, común a diferentes culturas humanas, que permitiese dar explicación coherente a los complejos rituales que tenían lugar en el proceso de paso o transición de un estado a otro cada uno de ellos coincidentes con las etapas más determinantes en la vida de un individuo: el nacimiento, la pubertad, el matrimonio y la muerte.

En el nacimiento (por ahora el único que he leido) habla de la covada que consistía (según los antiguos ástures) en los especiales cuidados que se prodigaban al padre tras el nacimiento de un hijo, ya que era él el que se acostaba con el recien nacido, mientras la reciente madre (que se seccionaba ella misma el cordón umblical, pues paría sola) les atendía a ellos y realizaba sin desmayo las tareas habituales de la casa.
Buscando literatura sobre la covada, encontré una que decía que la covada era una forma de compartir el dolor por parte del padre, acostándose en una cama mientras la madre paría, el padre gritaba como si estuviese él pariendo.... Qué hombres los de antes...

Voy a leer qué dice el libro del embarazo.... pues seguro encuentro "cosas interesantes"....

jueves, 20 de marzo de 2008

Sebastián Romero (2)

Esta mañana he subido en el ascensor con mi vecina. Me ha mirado raro porque llevaba un zapato marrón y otro negro. A ella qué le importa. No sabía qué zapato me iba mejor con el traje y decidí ponerme uno de cada color. Así no hay problema.

No entiendo a mi vecina. Está todo el día tocándome los huevos. Sólo porque me gusta escuchar ópera a las doce de la noche. Lo hago desde que cumplí dieciocho años todos los días, sin excepción. Al principio lo hacía con auriculares, pero no es lo mismo. Hay que sentirlo, ponerse de pie, interpretar, gritar, sentir, llorar. A veces llega la policía, pero cuando los siento llegar apago la música.... estúpida vecina...

lunes, 17 de marzo de 2008

El Costalero


Todo estaba en su sitio a la hora prevista. El escapulario en el pecho del capataz, el pequeño pendón al frente, justo al lado de Fidel, el hermano mayor. Sobre la peana la imagen de Cristo ataviado con un túnico morado con incrustaciones en hilo de oro. El paso perfectamente adornado por un palio cubriendo la parihuela sobre doce varales. En las esquinas cuatro hachones con guardabrisas. Al frente catorce cofrades inmaculadamente vestidos. Tras él otros veintiséis igualmente impolutos. Bajo el paso veintidós costaleros, entre los que se encontraba él.

Al grito del capataz iniciaron la levantá y comenzaron la primera Chicotá. El balanceo del paso era acompasado, lento, pausado. Una saeta hizo que se detuvieran y bailaran con el paso sobre las doloridas cervicales de los costaleros. Tras la celosía que servía para coger oxígeno pudo observar a una anciana mujer interpretando una saeta religiosa ataviada con una mantilla de Chantillí negra, ancha de encajes, sostenida por una peina de carey. Varios acompañantes lloraban mientras la interpretaba.

Iniciaron la segunda Chicotá con las primeras sensaciones de agotamiento, aun siendo conscientes de que todavía quedaba mucho camino. Les interrumpieron cuatro saeteros más, mientras el resto del tiempo el silencio era desgarrador. Sólo se apreciaba el lloro de algún costalero tras él roto de dolor y emoción.

Veinte minutos sobre el tiempo previsto hicieron la entrada en el templo, entre aplausos, lágrimas y exclamaciones de los miles de fieles devotos.
Una cicatriz de diez centímetros en la cervical y agujetas durante varios días fueron la consecuencia inmediata del paso sobre su cuerpo. En su mente la confirmación de su sentimiento agnóstico. Todo era irreal, veneración de algo que no existe. Sin embargo, agradecerá eternamente a su amigo Gabriel la posibilidad de haber sido costalero de su hermandad. Quedó convencido de que había sido una de las mejores experiencias de su vida.

viernes, 7 de marzo de 2008

Sebastián Romero (1)

Me llamo Sebastián porque a mi madre siempre le gustó la playa de la Concha y me apellido Romero porque mi madre se apellida así. Soy lo que se suele decir un hijo de soltera, aunque yo prefiero llamarlo por su nombre: hijo de puta. Me explicaré.
No tengo apellido paterno porque mi madre no sabe a ciencia cierta quién es mi padre. Nueve meses antes de nacer yo, mi madre se acostaba con seis hombres al mismo tiempo. Su novio, el amigo de su novio, el otro amigo de su novio, el profesor de autoescuela, el vecino de sexto (marido de la presidenta de la comunidad por aquel entonces) y con otro del que no se le conocía oficio ni beneficio y del que no sabía ni el nombre.

Tengo 38 años y un pasado turbulento a mis espaldas. Lo peor de todo es que el futuro no tiene mejor pinta, sobre todo porque la vida no se ha hecho para personas como yo.
El hecho es que me he convertido en un personaje peculiar. Lo admito. Soy de esos tipos que nunca pasan desapercibidos, porque siempre tienen algo de hacer o decir cuando todos callan. Me revelo contra este mundo tan raro en el que nos ha tocado vivir.

Me ducho los lunes, miércoles y viernes. Me afeito los martes y los jueves. El fin de semana no hago ni lo uno ni lo otro. Llevo haciéndolo así desde que tengo uso de razón, es decir, desde los 13 años. Antes era un ser lineal, autómata, apenas hablaba, sólo miraba y asentía. O miraba y lloraba.

No se nadar ni montar en bicicleta y jamás he corrido más de 50 metros seguidos. Cuando salgo a pasear suelo insultar a la gente que me adelanta haciendo footing. No lo puedo remediar, me parece una gilipollez.

Estoy jubilado porque dicen que estoy un poco paranoico. Y yo no protesto porque así no tengo que cumplir horarios. Como no duermo mucho y suelo salir a la calle a primera hora, en ocasiones también insulto a la gente que entra a trabajar a las ocho de la mañana, aunque en esta ocasión lo suelo hacer en voz baja, porque en el fondo ellos no tienen la culpa. Me he propuesto contaros mi vida....

lunes, 3 de marzo de 2008

Espuma


Mientras el avión despegaba sintió que la vida se iba terminando. Hacía balance y pensaba que había sido injustamente tratado. Cuando tenía doce años su padre murió fulminado por un rayo mientras trataba de proteger al ganado de la tormenta, por lo que desde bien pequeño había sido el sustento de una familia numerosa. Su madre y sus seis hermanas siempre fueron su preocupación y su destino. Por que ellas estudiasen él no lo había hecho. Para que ellas fuesen adolescentes, él había sido siempre adulto.

Trabajó sin descanso diecisiete horas al día durante treinta días al mes setenta y ocho años seguidos. Su máxima preocupación siempre fue que el campo diese el alimento necesario para poder comer. Trabajo y trabajo a cambio de poco fruto.

Pasó hambre y frío. Pasó hambre e insolaciones. Superó dos neumonías y sabe Dios cuantas otras cosas. Se casó con la única mujer soltera que conoció. Era la hija de los vecinos de sus padres, e inconscientemente siempre habían sabido que iban a casarse.
Sabina le había dado cinco hijos, pero tres de ellos, justamente los tres varones, murieron antes de cumplir dos meses.
Así que de pronto se vió con una madre, una esposa, seis hermanas y dos hijas a las que amamantar.

Miraba a su hija Isabel que iba a su lado en el avión. Le había dejado el lado de la ventanilla, aunque las nubes le impedían ver nada. Coño, hasta en eso había tenido mala suerte - pensó.
Era la primera y seguramente la última vez que volaba en avión y le hacía ilusión contemplar desde el aire las tierras que con tanto esfuerzo había trabajado tantos años.

Sólo había salido de Matilla de Arzón el día de su boda con Sabina. Se habían casado en Pobladura del Valle y los veinte kilómetros que los separan había sido su único viaje.

Y ahora estaba en un avión, sin saber el destino, asustado, amojamado, arrugado, agradeciendo algo que no sabía, con lo único con lo que sabía mostrar gratitud, su mirada y su afable gesto.

El puto cáncer, del que sólo había oido hablar por televisión, se llevó a su pequeña Raquel sin que tuviese tiempo de hacerle abuelo e Isabel ya habia cumplido los cuarenta sin que se le conociese novio. En una ocasión le dijo que era lesbiana, pero él dijo que no sabía qué significaba eso y que si se iba a morir. Isabel sonrió, le miró a los ojos y le besó en la mejilla.

Había envejecido sin ilusión, como había crecido y como se había hecho un hombre. Y ahora estaba allí, en el avión, llegando a los noventa y uno con más pena que gloria.
Se bajaron del avión y se montaron directamente en un taxi.
Isabel le vendó los ojos, sin hacer caso a las indicaciones de su padre, que protestaba airadamente.

Nada más bajar del taxi caminaron unos metros, Isabel le quitó la venda y se alejó unos pasos.

Arcadio se quedó callado, inmóvil, con los ojos abiertos como luna llena, contemplando lo que siempre había soñado. El ocaso reflejándose en el mar, la suavidad de las olas besando la orilla, la brisa con olor a sal empujando sus mejillas, la mesura de la espuma adornando el azul del mar.

Por primera vez en su puta existencia los ojos se le llenaron de lágrimas y supo que, de un modo u otro, su vida había merecido la pena.

jueves, 28 de febrero de 2008

Seda

Ayer, como todos los miércoles, me di una sauna. Me llevé un libro para sudar leyendo y me encontré una historia espléndida, seductora, formidable.

El único libro que he leído que no es triste pero tiene lágrimas, que no es alegre pero sonríes, no es una novela rosa pero está cargada de amor, no es una historia bélica, pero hay guerra. Es una novela simple pero a la vez compleja. No es una fábula, pero tiene mensaje.

Es un compendio de belleza y elegancia, narrado con un lenguaje tan cercano, tan sencillo que no pude parar hasta terminar sus 120 páginas. Y cuando terminé me quedé sentado un buen rato, casi sin pestañear, pensando, como todos los miércoles, pero como nunca antes lo había hecho...

Desde aquí no os recomiendo, os ruego que, si no lo habéis hecho ya, leáis el libro.
Se titula “SEDA” y está escrito por Alessandro Baricco.

domingo, 24 de febrero de 2008

Dejarse llevar (2)

... pensándolo mejor, era una auténtica tontería echarse al mar a aquellas horas. Siendo sensatos si quisiese saber si existía la reencarnación podría elegir un modo mejor para saberlo.
Si algo tenía claro, es que no era una cobarde, siempre había sido independiente, decidida, insensata sí, pero valiente.
Lo fu cuando se fue de casa después de una de las multiples palizas que su padre le propinaba. No dijo donde iba, ni siquiera a su madre, aun sabiendo que seguramente ella recibiría el mismo castigo por guardar un secreto que ni siquiera conocía.
Lo fue cuando decidió abortar enfrentándose a su novio abogado, porque era consciente que era una inconsciente y en esas condiciones lo que menos necesitaba era ser madre.

Se abrigó un poco y emprendió el camino hacia casa. El frío en el dique era húmedo y seco a la vez. Era un frío helado, un frío aterrador, un frío asesino.
¿Y si se quedaba a dormir en el dique?... quizá el cansancio llegara a su cuerpo recordando los pocos momentos felices de su vida, el frío se apoderaría de su cerebro, se congelaría la sangre, poco a poco su tensión arterial bajaría e iría perdiendo la conciencia.... seguro que no se despertaría...

Pero no, tampoco esa es manera de saber si existe la reencarnación...

jueves, 21 de febrero de 2008

El disfraz

Tenía por aquel entonces unos diez u once años. Las clases habían llegado a su fin y se celebraba, como todos los años, una fiesta fin de curso.
Por primera vez, al menos que yo lo recuerde, se podía ir disfrazado a la fiesta. Claro, os podéis imaginar el revuelo que había en el colegio, con todos los niños pensando de qué iban a ir disfrazados. No era obligatorio ir disfrazado, pero a tenor del jolgorio pre-
festivo, parecía casi un sacrilegio no hacerlo.

Así que durante varios días estuve tanteando a mis padres la posibilidad de que me compraran un disfraz. No importaba de que fuese, de Zorro, de Superman, hasta de bailarina hubiese aceptado.

El hecho es que se fue acercando la fecha y mi disfraz no llegaba. El mismo día asumí con resignación que iría a la fiesta sin disfraz. Supongo que mi error estuvo en no decirle a mis padres la ilusión que me hacía ir disfrazado.

Mi tía Conchi, que era la que nos iba a llevar a la fiesta, debió percibir en mi gesto cierta desilusión y antes de partir me cogió de la mano y me subió a su casa.
- Vamos a ver si encontramos algo con qué disfrazarte. Los disfraces artesanales son los mejores. Ya verás que guapo vas.

Así, estuvo un rato buscando en un armario. Sacó, finalmente, un pantalón vaquero de campana y una camisa de cuadros, tipo leñador. Me mojó el pelo y me echó bote y medio de laca.
- Ahí está mi Jonh Travolta, me dijo....

Me miré en el espejo y sonreí. Joder, parecía estar viendo bolas de luces a mi alrededor y mis pies parecían querer bailar. Realmente me sentía dentro de una discoteca siendo el foco de atención.

No os podéis imaginar el trayecto que hice desde mi casa hasta la fiesta. Miraba a todo el mundo esperando que ellos hicieran lo mismo. Deseaba que todos supiesen que yo era Jonh Travolta. Joder, cuando llegase a la fiesta, todos iban a quedar con la boca abierta....

Así que llegué a la fiesta. Y de los doscientos niños que había disfrazados, yo sólo vi a mi amigo Adrián. Iba espectacular, con un traje de cuero negro, una camisa blanca con los cuellos subidos y el pelo con tupé engominado. Creo que llevaba hasta botas de punta negras.

Me vió y vino a saludarme.
- Hola Enrique, voy de Jonh Travolta en fiebre del sábado noche, ¿y tú?

Dios, no puede ser.....
- Yo no voy disfrazado, acerté a contestar.....

Creo que desde ese día, odio el carnaval....

viernes, 15 de febrero de 2008

A mi padre

Te fuiste, Patriarca, porque no quisiste estar.
Pisaste, soberano, tierras montañosas creyendo encontrar llanuras.
Viviste intenso y moriste pleno.
Quisiste cantar cuando nadie escuchaba y descansaste cuando no estabas, todavía, cansado.

Viviste...

Y dejaste en el camino huellas imborrables.
Nos quisiste, lo se. Nos quisiste, lo sentí.
Dejaste en el intento deberes sin hacer, besos que dar y visitas que cumplir.

Te fuiste, honrado, porque pensabas volver
aun sabiendo que el camino se borraba tras tus pasos.

Y te quise, aunque no supe demostrártelo.
Y me guardaré, resignado, los besos que eran tuyos,
los abrazos que, egoista, no te di.

Y aquí se queda mi arrepentimiento
y mis ilusiones futuras.

Pero también mi apellido, el tuyo, el nuestro.
Pero también el recuerdo, de tus chistes, de tus momentos
de tu manera de demostrar afecto
de tu manera de ser especial
de la forma de hacer que te quisiésemos.

Me quedo, enjuto, al mando de una nave que me queda grande
tripulando un apellido que hiciste tuyo,
que era tuyo....

Te fuiste, papá, porque no quisiste quedarte...

.

domingo, 10 de febrero de 2008

Una vida nueva...

Solía salir con su inseparable Canon Eos 480 por las calles de Madrid. Le gustaba fotografiar personas, las más variopintas, las menos comunes. Le ayudaba a salir del hastío de la semana.
Odiaba a su jefe, no aguantaba sus continuos cambios de humor, la facilidad con la que escupía improperios por el mero hecho de pagar su nómina.

Se sentó a la sombra de un álamo en el Retiro. Siempre solía encontrar alguien especial a quien fotografiar. Se fijó en un niño que jugaba solo con una peonza. Cusioso, pensó. En los tiempos que corren es extraño ver los juegos de antes.... Pero no, no era lo que buscaba....

Una mujer embarazada de 14 meses a juzgar por su tremenda barriga, un sudamericano que imitaba a Cantinflas a cambio de unos pocos céntimos, una señora vestida de estatua de la liberad haciendo mimo... No, nada valía....

¿Por qué tenía que aguantar a su jefe?. Había estudiado Económas y hecho un MBA, a cambio de 1.400 € al mes a 85 kilómetros de su casa. El horario no estaba mal, pero su jefe era insoportable....

Una anciana se sentó en un banco contiguo y se puso a leer un libro, del que ya le quedaban muy pocas páginas. "Sobre la muerte y los moribundos" de Elizabeth Kubler Ross, alcanzó a leer desde donde estaba. Se fijó en ella durante unos instantes y observó con sorpresa como las lágrimas le empezaban a arrollar por sus arrugadas mejillas.

Disparó tres o cuatro fotos. Las vió y pensó que serían merecedoras de un Pulitzer.
Se acercó a la anciana y se sentó a su lado, sin decir nada, sólo a observar. Ella apuró las últimas páginas del libro llorando como una niña. Cerró el libro y sus ojos al mismo tiempo y así se quedó durante unos minutos con las palmas de la mano posadas sobre el libro anaranjado. Luego se levantó, le dirigió una breve sonrisa y se fue...

Él se quedó un rato sentado en el banco. En un instante decidió dejar el trabajo, empezar nuevamente. No aguantaba más a su jefe. Miró las fotos, nunca había conseguido unas fotos tan perfectas... Antes de levantarse del banco, las borró...

jueves, 7 de febrero de 2008

Te veo como un temblor


Te veo como un temblor en el agua.
Te vas, te venís,
y dejás anillos en mi imaginación.

Cuando estoy con vos quisiera tener varios yo,
invadir el aire que respirás,
transformarme en un amor caliente para que me sudés
y poder entrar y salir de vos.

Acariciarte cerebralmente o meterme en tu corazón
y explotar con cada uno de tus latidos.
Sembrarte como un gran árbol en mi
cuerpo y cuidar de tus hojas y tu tronco,
darte mi sangre de savia y convertirme en tierra para vos.

Siento un aliento cosquilloso cuando estamos juntos,
quisiera convertirme en risa,
llena de gozo,
retozar en playas de ternuras recién descubiertas,
pero que siempre presentí,
amarte, amarte hasta que todo se nos olvide
y no sepamos quién es quién.


GIOCONDA BELLI


Esto sólo lo saben apreciar las personas especiales ¿tu lo eres?

miércoles, 6 de febrero de 2008

Cerler

Con los esquís en la mochila y el cosquilleo de la emoción en los bolsillos esperamos el fin del juicio que completara nuestro equipo. No queríamos ser cinco, sino seis.

Varios cientos de metros cúbicos de asfalto eran nuestro freno y el Ciria nuestro destino, justó al pié de las montañas con sombrero blanco.



Llegamos y compartimos cena, en contra del Benasqueño gay que danzaba entre menús. Dormimos y soñamos, pies inquietos, corazones acelerados....

Y llegó Cerler, nieve y sol, y llegó Cerler verde y blanco, y llegó Cerler viento y frío, y llegó Cerler Abeto y piedra, y llego Cerler justo cuando todos queríamos que llegara.

Y subimos y bajamos, y volvimos a bajar. Disfrutamos y bailamos al son de la nieve, refrescamos nuestros anhelos al frío de la montaña y giramos en nuestros esquís dibujando caprichosos contornos.




Mientras dormía Cerler, Benasque reponía energías al ritmo de góndola veneciana.

Del gesto de capitan del Ciria nos aprovechamos para compartir más si cabe. Alcoba y aseo, sin mariconadas, eso si. y pudimos ser seis en lugar de tres más tres.

Y volvió Cerler, mas gris que el dìa anterior pero igual de blanco. Y volvió Cerler cuando todos queríamos que volviera. Y volvimos a danzar deslizando, y volvimos a reir danzando, y volvimos a deslizar riendo.

Con sopa de cebolla, parrilla y Somontano nos recibió Benasque y nos despidió a la mañana siguiente con Bacon y Donuts. Era nuestro último día y caprichosa la estación lloró nieve por nuestra despedida. Y allí estábamos limpiando con nuestros esquís las lágrimas de nieve recien caidas. Y Javi, Jandro, Tomás, Iván, Carlos y Kike disfrutando de cada metro, de cada giro, de cada remonte, de cada relieve...

Y se fué Cerler entre riscos y montañas escarpadas, pero volverá...

viernes, 1 de febrero de 2008

Dejarse llevar

Casi sin darse cuenta estaba repasando lo que había sido su vida. Era joven, todavía muy joven. A punto de cumplir los 32 pensaba que ya iba siendo hora de decidir qué hacer, cómo orientar su desordenada existencia. Con 17 decidió dejar de estudiar y fue camarera en aquel pub que abría sólo la noche de los viernes y los sábados. Allí había probado primera vez las mieles del sexo, con un macarra que lo único que había hecho bien en su vida había sido morirse de sobredosis tres años después. Pensó cómo hubiese sido su vida si aquel muchacho todavía viviese.

Luego trabajó como azafata de congresos. Su físico la acompañaba pero su cabeza no. Odiaba los trajes azules con pañuelo en la garganta, zapato de tacón, sonrisas forzadas y posturas incómodas.

Preparó oposiciones, se apuntó al ejército, quiso formar parte de las juventudes socialistas, supo que se sentía haciendo el amor con otra mujer, tuvo dos abortos, fue fichada por la policía por llevar encima varios gramos de hachis para fumarse a porros en el sótano de los padres de Sara.
Esnifó cocaína con Gabriel, robó un bote de Loewe en el Corte Inglés, se fue gratis a Amsterdan con una organización filial de Grennpeace... en general cosas que hace la gente joven, pensó...

Y ahora estaba allí, sentada en el dique, mirando al mar, reflexionando. Estaba sóla lo que le ayudaba a pensar mejor ¡que carajo!, ¿quién iba a estar allí un martes a las 2 de la madrugada?. Siempre se distraía con cualquier movimiento. Cuando estudiaba le distraía el movimiento de una hormiga, le seguía el rastro por donde fuese hasta que se descubría sorprendida buscándola debajo del sofá. Claro, así siempre era difícil aprobar.

Pensó que quizá pudiese ser veterinaria, pero no... para eso había que estudiar mucho. Tal vez no sería buena idea. Quizá en otra vida...

¿Existiría la reencarnación? si fuese así quizá lo más sensato sería tirarse al mar, cerrar los ojos y esperar...

domingo, 27 de enero de 2008

Mi novio no me quiere....

... porque yo le demuestro lo mucho que le quiero dándole besos, y él mi sin embargo, me los da sólo de vez en cuando. Kike, tu ya sabes cómo soy yo. Soy muy cariñosa y necesito alguien mi lado que me demuestre que me quiere con besos, caricias (versión de ella).

Joder, claro que la quiero, pero es que a mi no me sale estar dándole besos cada dos por tres, Kike, tu ya sabes cómo soy yo. Yo soy poco cariñoso, pero eso no quiere decir que no la quiera. Sólo que yo tengo otras maneras de demostrárselo (versión de él).

Los dos tienen razón, quizá en el equilibrio esté la virtud. Estoy plenamente de acuerdo con los dos, forma diplomática de decir que no estoy de acuerdo con ninguno. El debate está servido. ¿Quién ofrece besos?

martes, 22 de enero de 2008

El Olivo


Me gusta el Olivo por su porte distinguido, su tronco lleno de protuberancias, con pequeñas y blanquecinas flores y hojas lanceoladas (que palabra, lanceoladas) y de corto peciolo. No es vistoso pero si elegante, no es grande pero si imponente, no destaca pero deslumbra.

Plantaré un Olivo en mi casa en homenaje a quien hace ya unas semanas abandonó su lucha por seguir viviendo, a la persona que ejerció de padre sin serlo, a quien murió sin molestar, como siempre vivió. Al hombre de inmenso rostro, eternos gestos y callosas manos de fabricar botellas y transportar carbón. Al que no necesito ser padre para ser abuelo. A mi abuelo Donato, por ser como fue...

domingo, 20 de enero de 2008

Mi primer premio

He ganado el primer premio del I concurso Literario del Foro Literario Buenaventura, foro donde unos cuantos amigos de elevadísimo nivel humano compartimos momentos agradables de lectura, risas y gastronomía.
Y lo he hecho con un relato que da nombre a mi blog "Para que no muera conmigo". No sabría definir mejor el relato de lo que lo hizo nuestro presidente del Foro al entregar el premio. Transcribo:

"Alguien que se entrega a su confesión al final de sus días, una vida agónica entre la apariencia y el amor verdadero, entre su conciencia y su pasión que pervive a su propia existencia".
Todo ambientado en la Sevilla republicana meses antes de la guerra civil.

Podéis leerlo en el blog del foro http://www.asamblealiteraria.blogspot.com/

miércoles, 16 de enero de 2008

El hijo de mi amigo gay...

Así se titulaba un reportaje que leí ayer por Internet.
Posturas distintas para un mismo ¿problema?. ¿Somos o no somos un pais laico, libre, moderno, avanzado, progresista?
Conozco posiciones de todos los tipos:
- “estoy a favor del matrimonio gay, pero mi hijo prefiero que no lo sea”.... (como dirían los antiguos que quieren ser modernos, pero no saben cómo se consigue).
- “ser maricón es una enfermedad, como otra cualquiera” (si no que se lo digan al Arzobispo de Tenerife)
- “los gays son personas y tienen todos los derechos y deberes, y como tal pueden casarse y adoptar hijos como cualquier heterosexual” (esta es mía, lo siento)
- “cada uno que haga lo que quiera, pero la unión de un hombre y un hombre no puede nunca llamarse matrimonio” (la Iglesia, siempre la Iglesia....)
- “yo tengo un amigo gay y es una persona normal” (como si tuviera algo que ver la anormalidad con su tendencia sexual)
Luego está la postura de la Iglesia, retrógrada, clasicista y antigua, que no merece ni mi respeto ni mi crítica, es sólo eso, la postura de la Iglesia. Y la de otros muchos que no saben cómo posicionarse. No les molestan los gays, pero tampoco les gustan, y cuando hay tertulias de este tipo se mantienen al margen.

Ayer leí la entrevista al niño que había sido adoptado hace unos años por un matrimonio gay. Tenía dos “papás” y estaba encantado. Tenía cinco años y una novia en el cole. Comía por la boca y cagaba por el culo. No llevaba plumas en el cuello, sino una bufanda, como todos los niños. Simplemente, tenía dos papás....

jueves, 10 de enero de 2008

El sueño había sido tan real...


Se situó frente al espejo. Se veía bien. Había dudado si afeitarse o no puesto que cuando se dejaba barba de un par de días su madre le decía que estaba feo, pero su hermana pequeña le decía que le quedaba genial. Finalmente optó por hacerlo. Estrenó el after-safe de Loewe que venía en la caja con la colonia que le habían traido los reyes. Sonrió al contestarse indirectamente a la pregunta que tantas veces se había hecho ¿para qué pondrán junto con las colonias after-safe si nadie los usa?. Seguro que es para casos como este, se dijo...
Se puso unos vaqueros, estrenó la camisa de rayas azules, y una americana de pana marrón, que tenía para las entrevistas de trabajo. Usó la gomina de siempre y colonia Farenheith. Decididamente se veía bien.

El sueño había sido tan real.... El la esperaba en la estación de Atocha en el banco que hay situado junto al jardín tropical. Portaba una rosa roja, pues a ella le encantaban las flores. Era tan guapa. Tenía los ojos verdes, y las otras veces que había soñado con ella tenía el pelo negro en unas ocasiones y otras castaño. A veces soñaba que llevaba los labios pintados de rojo y otras no llevaba ningún tipo de pintura.
Llegó en el AVE y cuando la vió aparecer se quedaron los dos de pie a unos veinte metros de distancia, sin saber qué hacer. Sólo sonreian....
Caminaron tímidamente hasta encontrarse, él le dió la rosa, ella la olió mirándole a los ojos. ¡Dios! era preciosa.....
Se besaron en los labios y el le susurró al oido: "me moría de ganas de verte princesa"...

El sueño había sido tan real que estaba seguro que esa misma tarde ella aparecería por ese andén. Así que dejó de mirarse en el espejo y caminó decididamente hacia Atocha. Antes compró una hermosa rosa roja y se sentó a esperar.

Pasaron las horas, llegaron los trenes, pero ella no apareció. Desolado al anochecer volvió hacia su casa.
Esa noche volvió a soñar con ella. Se despertó sobresaltado. Había decidido que al día siguiente volvería a comprar otra rosa y esperaría en Atocha su llegada... Al levantarse vió que la rosa seguía preciosa, así que no tendría falta de comprar otra.

Ese día tampoco apareció, y el día siguiente tampoco, ni el siguiente, ni todos los días de las semanas que estuvo esperándola.


Hoy estaba en Atocha como siempre, esperando. Con la misma rosa que había comprado hace muchas semanas, y que, sorprendentemente, estaba espléndida. Tal vez hoy apareciese con el traje negro y sus ojazos verdes por el anden del AVE...