viernes, 21 de marzo de 2008

La Covada

Revisando papeles antiguos en casa de mis padres encontré por casualidad un libro que habla sobre las antiguas costumbres astures (y parece ser que también del resto del territorio español). Me ha dado por leerlo y he encontrado cosas muy sorprendentes.

Habla bajo el término "ritos de paso" sobre un modelo, común a diferentes culturas humanas, que permitiese dar explicación coherente a los complejos rituales que tenían lugar en el proceso de paso o transición de un estado a otro cada uno de ellos coincidentes con las etapas más determinantes en la vida de un individuo: el nacimiento, la pubertad, el matrimonio y la muerte.

En el nacimiento (por ahora el único que he leido) habla de la covada que consistía (según los antiguos ástures) en los especiales cuidados que se prodigaban al padre tras el nacimiento de un hijo, ya que era él el que se acostaba con el recien nacido, mientras la reciente madre (que se seccionaba ella misma el cordón umblical, pues paría sola) les atendía a ellos y realizaba sin desmayo las tareas habituales de la casa.
Buscando literatura sobre la covada, encontré una que decía que la covada era una forma de compartir el dolor por parte del padre, acostándose en una cama mientras la madre paría, el padre gritaba como si estuviese él pariendo.... Qué hombres los de antes...

Voy a leer qué dice el libro del embarazo.... pues seguro encuentro "cosas interesantes"....

10 comentarios:

Jorge dijo...

Hola, gracias por tu comentario en mi blog(pensamientomédico.blogspot.com), me da gusto saber que compartimos el ambiente del sector salud. Es muy interesante lo que describes en la "Covada",conocer las costumbres y cultura de otro lugar es enriquecedor y muy valioso. Espero pronto leer los siguientes post. Un saludo desde Morelia, México.

Armida Leticia dijo...

Estoy de acuerdo, Sommer, ¡Qué hombres los de antes! No tardes en escribir lo que sigue...

Saludos.

Lúcida dijo...

Como siempre ocurre, nos echamos las manos a la cabeza al saber de antiguas costumbres que hacen referencia a hombres y mujeres. Por suerte han quedado sólo en los libros.
Saludos

SOMMER dijo...

Hola Jorge, bienvenido a mi blog. Espero verte más a menudo.
Abrazos españoles

SOMMER dijo...

Hola Armida Leticia, pues si. Los hombres de antes no son como los de ahora, lo cual no quiere decir que sean mejores.... ni peores...

Saludos españoles.

SOMMER dijo...

Hola Lúcida. Es curioso comprobar leyendo literatura, que en algún punto de España, esta costumbre no está del todo olvidada.
Sorprendente, pero cierto.

Abrazos.

Kalia dijo...

Había oído yo que las mujeres astures y cántabras, mujeres bravas sin duda, tenían esas costumbres cómo rituales de filiación, es decir, para que la simulación del parto por parte del varón estableciera vínculos seguros con el hijo, en una época en la que no era tan sencillo aseguar quién era elpadre.
Vamos, el orígen de la familia.

SOMMER dijo...

Hola Kalia, vamos que el padre cuanto más gritase más padre era...

En todo caso, parece que existen textos latinos muy antiguos que asegura que estas prácticas eran muy comunes en tierras astures.

Abrazos.

Clauminara dijo...

Bueno en la actualidad muchos hombres acompañan a las mujeres en el parto, algunos cortan el cordón umbilical, además de videograbar o fotografiar el parto. Sería bueno que realmente se pudieran compartir este tipo de dolores.

SOMMER dijo...

Hola Clauminara, no me parece a mi que los hombres de antes hicieran la Covada precisamente para hacer más llevadero el dolor maternal. Más bien pienso que era para reafirmar su machismo y poder familiar.

Besos y gracias por tus aportaciones.