miércoles, 7 de mayo de 2008

Sebastian Romero (4)

Hace siete días me levanté sobresaltado. No entiendo por qué, pero estaba sucio. Me di una ducha para sacarme la suciedad, pero no salía. Me eché la colonia que mi madre me regaló en reyes y me puse una camisa blanca con el pantalón de las bodas. Bajé a la calle con mi MP4 escuchando a Calamaro. Fuí al banco y pedí que me dieran seiscientas pesetas. El gilipollas de la caja me dijo que sólo había Euros. Y a mi qué cojones me importa, yo quería seiscientas pesetas y no estaba dispuesto a irme sin ellas.

Cuando un tipo con uniforme y tolete preguntó al cajero si todo iba bien comprobé que mi camisa ya no era tan blanca. Decidí volver a casa sin mis seiscientas pesetas. Me volví a duchar y me puse una camisa azul. Puse a Calamaro en la cadena musical a todo volumen: que se joda la vecina.
"Mierda, la camisa está también sucia". Me volví a duchar y me puse una camisa roja con rayas blancas. Decidí que iría a la cafetería de Blas a desayunar, pero antes debía darme una ducha porque la camisa estaba sucia.

Una vez me duché y me puse la camisa verde bajé por las escaleras, porque ultimamente el ascensor huele mal. Desde la cafetería llamé a mi madre por teléfono y le dije que mi armario tenía un problema porque todas las camisas estaban sucias. Me dijo que volviera para casa que comería conmigo.

Volví y me duché porque la camisa verde tenía una mancha en la solapa. Me puse una camisa negra que me queda muy bien.

Mi madre llegó acompañada de los tipos de blanco de siempre. Después de discutir con mi madre los muchachos con cara de susto, me pidieron que les acompañara. Les pedí que me dejaran ducharme antes de salir. Así lo hice y me puse el traje azul.

Desde ese día estoy ingresado en el hospital. Me dan pastillas hasta que me quedo gilipollas perdido. Pero lo que no saben es que soy plenamente consciente de lo que están haciendo. Tarde o temprano me tendrán que dejar salir. Yo estoy bien. Sólo necesito mi MP4 para escuchar a Calamaro.

87 comentarios:

Jorge dijo...

Evidentemente existe algún problema del personaje en lo emotivo y profundo de su ser. Un abrazo.

ana dijo...

gracias, son héroes de la escritura, personas vencidas por las guerras. La peli es buena.

istharb dijo...

Pobre, si sólo queria estar limpio y escuchar a Calamaro!!

Un saludo

Eterna dijo...

Vaya... me he quedado pensativa tras leer el texto.

Mario M. Relaño dijo...

Alguien tenía un problema. O Sebastián, o los tipos de blanco o el armario. Pero algo no anda bien.

Lúcida dijo...

De nuevo este Sebastian provocándonos distintos sentimientos... hoy a mi me dio pena... tan impotente, tan perdido...

SOMMER dijo...

Jorge: si, nuestro amigo tiene problemas. A ver si se solucionan pronto.

Ana: bienvenida.

Istharb: Eso digo yo. Él sólo quería estar limpio de cuerpo y alma.

Eterna: creo que Sebastián Romero tiene la facilidad de hacernos pensar.

Mario: es evidente que algo marcha mal amigo.

Lúcida: tienes razón, a mi también me dio pena.

Abrazos a todos

Camille Stein dijo...

quizá sea ese exceso de limpieza... o esa fijación con las pesetas... o con calamaro... no veo ningún problema grave... de momento

un saludo

María dijo...

El texto me ha encantado al igual que tu blog.

Saludos.

pati dijo...

Posiblemente no tenga nada que ver pero, conforme iba siguiendo a tu personaje no cesaba de pensar en Coelho y su Veronika decide morir...

Me gustan las camisas de colores, así que me temo que me verás a menudo por aquí ;)

Saludos.

Alfonso dijo...

Sentirte sucio aunque estés limpio, es de la peor de las sensaciones. Por mucho que te laves, sigues oliendo y viendo lo que no quieres ver ni oler.

Aldabra dijo...

un texto fantástico, Sommer... y muy tierno.

bicos,
Aldabra

Jeanne dijo...

Es mi cumpleaños y nadie ha venido a verme a esta especie de hospital.

Mis compañeros están más allá que acá, asi que tampoco me han felicitado.

Mis custodios, los de blanco, no han leido ni mi ficha y se han limitado a darme mi dosis habitual de química de colores dentro de un vaso pequeño de plástico.

Es triste un cumpleaños tan plano y con ventanas llenas de barrotes.

Si quiero música tengo que cantar.

Hace un rato un nuevo interno ha llegado, es un viejo conocido del lugar, va y viene, es un Guadiana con un arco iris sobre los hombros.

Se llama Sebastián y siempre viste de negro.

No es como los demás,
es como yo
pero todavía no me ha mirado y por eso no lo sabe.

Odia el agua y adora a su madre.

Un día hablaré con él...

Silvia dijo...

¿Sebastián ha pensado en cambiar de lavadora o detergente?
Bromas aparte, cada vez me cae mejor el tipo éste. Con sus rarezas, en el fondo tiene hasta un puntito tierno.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Cuantos nos sentimos sucios por el remordimiento de lo que ya nunca podremos cambiar. No importa las veces que nos cambiemos la camisa. La suciedad se ha "agarrado" al alma por habernos dejado llevar por la pasión y arrastrados por ese sentimiento efímero, arriesgando lo verdaderamente impotante, ya nunca encontraremos el sentimiento inmaculado de la limpieza del alma.

Poledra dijo...

Un tipo curioso..me has dejado con la intriga, es un personaje muy interesante. (habrá más?)

Un abrazo

SOMMER dijo...

Camille Stein: en el fondo tampoco creo que tenga un problema grave, de momento...

Maria: Gracias por tus palabras.

Pati: Nuestro Sebastián no decide morir como la verónica de Coelho. En todo caso, puede haber cierta similitud.... quien sabe....

Alfonso: nunca he tenido esa sensación... y por mi bien espero no tenerla nunca.

Aldabra: es verdad que este Sebastián es tierno.

Besos a todos

AAN dijo...

Al principio creía que eras tú y me estaba asustando...

Muy bueno, Sommer.

Besito

Sylvie dijo...

Una narración realmente buena. Hay muchisimo estilo. Se trata un tema muy importante, y tristemente hay muchas personas que se sienten así.
Un saludo. Te invito a visitar mis blogs.

Poledra dijo...

Eres un solete

Anónimo dijo...

Remordimiento anónimo en camisas manchadas de imaginarias tintas rellenas de pasión.
¿Es la mácula del alma lo indeleble? Quizá no, quizá sea la negación y el mal deseo por la alegría vecina.
Creo que Sebastián se reía de todos, aunque le aguaron la fiesta algo con esto de no disponer del MP4. Propongo que limpiemos nuestra alma enviándole un MP4, para que su eterna risa les haga durar a sus captores el rostro pasmado más de 35 días y de todas las noches.
En fin, este anónimo que, antes que nada, las indelebles máculas del alma las borra con el sonido de risas sin sentido resonando como vulgar eco, se despide de usted, señor Sebastián ofreciéndole un montón de sabanas de noches perdidas para que anudándolas logre huir.
Le prometo a usted esperarle con mi descapotable para alcanzar el olvido y la limpieza de alma que usted será capaz de demostrar a tantos anónimos que, como yo, solo conocen la frustración de no poder cambiar de camisas mientras otros no tan anónimos consiguen sacudírsela libre y sanamente como usted, Don Sebastián.

Irene Wendy Clara Alba de la Colina del Sermón.

Dafne dijo...

Yo creo que Sebastián es un incomprendido, son los otros los que tienen un problema.

¿Puedo linkearte en mi blog?

MARNIE dijo...

Tu madre, seguramente, quiso llamar a los hombres blancos – de Colón- (quién se acuerda de ellos?), pero con eso del 11811, desviado a sabe Dios donde , hubo una pequeña incidencia. La subsanarán a la mayor brevedad posible y te dejarán las camisas “impecables”
(Una historia simpática...)
Besos desde el Atlántico
Marnie

SOMMER dijo...

Jeanne: vuelves a sorprenderme. Espero que lo sigas haciendo.

Silvia: en general casi todos los locos tienen ese punto tierno que a todos nos hace ser un poco vulnerables a elos.

Anónimo: lo importante no es cambiar de camisa muchas veces, sino ser consciente de lo que haces con cada una de ellas. Es mejor vivir recordando, que morir añorando tiempos mejores.

Poledra: seguro que hay más de este Sebastián Romero al que, al menos yo, tanto cariño le he cogido. Gracias por lo de solete.

Besos a todos

Acme dijo...

Una historia alucinante.
Me gusta Sebastián, mucho.
Me produce contradicciones difíciles de explicar, extrañas:
Cariño, deseos de salir corriendo a abrazarle (me apetece)
Desasosiego, tan sencillo caer en la locura (así, sin más)
Gana, curiosidad de una vida compleja (que gran personaje)
Tranquilidad
Deseos, de más

Besos

Punisher dijo...

Deduzco que has escuchado a Urrutia y a Roth en el programa de Gemma Nierga.

Un abrazo.

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

curioso relato!!
jejejejejeje


me ha encantando!!


un besito

Paranoide aliterado dijo...

El anuncio de detergentes definitivo. Basta de mujeres del futuro que viajan atrás sólo para regalarnos blancura.

Curioso blog. Volveré

SOMMER dijo...

Aan: bueno, todos somos en cierta medida un poco Sebastián Romero

Sylvie: gracias por tus palabras. Te visitaré.

Irene Wendy Clara Alba de la Colina del Sermón: estoy seguro que Sebastián estará encantado de que le vayas a bucar en tu descapotable.

Dafne: puede ser que sea un incomprendido, lo que ya no tengo tan claro es de quien es la culpa de que sea asi.

Marnie: ¿la madre de Sebastián se equivocó de teléfono?, ay carajo, pobre muchacho...

Acme: me alegro que te guste la historia. A mi también me gusta Sebastián Romero. Tiene esa capacidad de hacernos sentir sentimientos contradictorios. Y no muchos la tienen.

Punisher: dices bien, se me ocurrió la historia escuchando la canción, una historia que gire alrededor de ella, y quien mejor que Sebastián Romero.

Alaluzdeunaluciernagaazul: curioso personaje, diría yo.

Paranoide aliterado: estaré encantado de volver a verte por aquí.

Besos a todos.

Pasion_intima dijo...

Lo sucio que el veia era su alma o su alrededor, o las dos, veia las cosas sucias de los que nos rodean y los achaca a su ropa a su cuerpo...o eso siento yo

Besos precioso post

** MARÍA ** dijo...

Todo un arco iris de camisas las que tienes guardadas en tu armario, y te felicito por la de veces que te has llegado a duchar.

En muchas ocasiones hace falta más que agua y jabón para sacarse de encima algo que realmente nos molesta; la suciedad.

Buen texto el tuyo, gran surtido de camisas en tu ropero.

Besos tiernamente limpios para ti.


** MARÍA **

la+ dijo...

Gracias por tu visita ...

Qué error tan común intentar limpiar el alma con pastillas .....

Besos de mudas cromáticas

Armida Leticia dijo...

Sebastián Romero, te extrañaba, tendrás que salir de ahí, gracias por presentarme a Calamaro, no lo conocía, parece que vale la pena escucharlo.

Saludos.

mujer pantera dijo...

mmmmm vaya que afan por la limpieza como si con eso pudiera ordenar su propia vida..........

mi afán sabes cual es?........... pues llegar hasta aqui y decirte que se te extraña, que no me haz ido a ver..............
Un beso

Victor dijo...

Ohhh, tienes una pagina fenomenal,esta buenísima en cada rincón.

Respecto a Sebastián creo que se sentía sucio por la basura de la alta suciedad, Calamaro es una buena técnica de limpieza aunque no me gusta el detalle de que a los locos los encerremos, y dejemos libre a la violencia en nuestras calles.

Abrazos

Pato dijo...

Definitivamente que es preocupante , pero ..... sería buena idea para un comencial de jabón para lavar ropa , no lo crees así ?

JENNY dijo...

vaya quien mucho se limpia algo esconde. tal vez en el alma?


Un beso!

Cris dijo...

Hola te devuelvo las visitas. ste texto me ha gustado así que voy a ir hacia atrás leyendo y leyendo... a ver qué mas cosas tan interesantes encuentro.
GRACIAs por pasarte por mi rincón. Volveré. Y que se recupere Sebastian y se sienta limpio por fuera y por dentro.

Lara dijo...

Quizás los "anormales" sean los otros, a ´mí me parece un tipo interesante.
Besos y gracias por tu visita a mi blog.

Claudia dijo...

Cuantos habra confinados por tan "solo querer"--- o por decir la verdad en un mundo mentirosito...
Para pensar...
Besos

SOMMER dijo...

Pasión_intima: es probable que sea eso lo que siente Sebastián. Habrá que preguntárselo.

María: ese Sebastián tiene más camisas de las que creemos.

La+: yo también lo veo así. Pobre Sebastián. Espero que se recupere pronto.

Armida Leticia: me agrada saber que Sebastián te ha enseñado a Calamaro. Creo que a partir de hoy te acompañará y te sorprenderá..

Mujer pantera: a veces, sólo a veces, el agua ayuda.

Victor: Calamaro siempre es una buena terapia. Desde luego mejor que estar encerrado.

Abrazos a todos

Javier dijo...

Como siempre el interesado es el último en enterarse.
Gracias por pasar por casa.

Saludos

Chela dijo...

Gracias por visitar mi blog y por el comentario.
¿Dónde me localizaste?
En tu lista de blogs no he visto amigos comunes. Simplemente me intriga.

He ojeado tu blog y leido este último post. Me gusta. Tienes un estilo fresco y moderno. Por contraste, me agrada la relación con gente joven para que no se me oxiden las neuronas.Cuando era joven me gustaba el contacto con gente mayor para aprender de su experiencia.Creo que es bueno el intercambio.

Espero seguir en contacto.
Un saludo.

fiorella dijo...

Indudable que el problema no son las camisas, el problema està dentro.Los hombres de blanco seguro tambièn lo tienen en mayor o menor medida y ni uno ni otros lo sobrellevan igual.Un beso

SOMMER dijo...

Pato: tienes razón. Quizás Sebastián fuese un buen reclamo para la industria del lavado.

Jenny: yo sinceramente creo que Sebastián no tiene nada que esconder. Tal vez ese sea su problema, es demasiado transparente.

Cris: Sebastián te sorprenderá. Seguro.

Lara: estoy contigo, a mi Sebastián me parece interesantísimo. Tanto que le he cogido un extraño cariño.

Claudia: de eso se trata, de pensar, en lo que sea, pero en pensar.

Abrazos a todos

Arkantis dijo...

Hola!! llego a ti a través de otro blog..y lo que he leído es muy interesante,me gusto el relato...
Besines y pasare de nuevo por aquí..

Martín dijo...

Buenos días...
Te pasaste por mi blog el otro día
y ahora yo me paso
por el tuyo
salu2

estanos en contacto

Peter Mc Cut dijo...

como me gusta la cancion!... muy bueno pibe!
un beso

Luz de Luna dijo...

No me gusta escribir porque si, realmente me he quedado pensando, aún no se que comentar pero regresaré a hacerlo... me voy con buena tarea!!!
Un beso cálido

Genín dijo...

El pobre está majara perdio, como una chota vamos...
Sonao, pero no del todo...
Ya se le pasará...
Salud

Santiago Chiva de Agustín dijo...

Buen relato, Sommer. Calamaro ha sido un descubrimiento en los últimos años y creo que es de los grandes.

Saludos desde Granada,

Santiago

SOMMER dijo...

Javier: encantado de pasar por tu casa, volveré, si no te importa.

Chela: te descubrí en este apasionante mundo de Internet, navegando entre blogs. Y respecto a la edad, por aquí todos somos atemporales. No tenemos edad, solo corazón y buenas palabras. Me gustará aprender de ti, y ojalá tu puedas hacer lo mismo de mi. Te volveré a visitar seguro.

Fiorella: es verdad, todos en mayor o menor medida tenemos algún que otro problema. Lo que nos diferencia es la manera de sobrellevarlo.

Arkantis: estaré encantado de recibirte nuevamente en mi casa.

Martín: gracias por tu visita. Te espero.

Abrazos a todos

SOMMER dijo...

Peter Mc Cut: la canción es magnífica. De lo mejor que tiene Calamaro.

Luz de luna: me encantará leerte. Te espero.

Genin: un poco tocao si que está el muchacho.

Santiago Chiva de Agustín: Calamaro siempre es una buena terapia, desde luego. Es un compositor excelente. A mi también me pareció un descubrimiento cuando lo escuché por primera vez.

Abrazos a todos

CaprichosaMafalda dijo...

Eo!!

Que tal??
Gracias por tu visita. Yo te visitaré desde hoy siempre.
Pobrecito que sólo quería estar limpio. Es que todo en exceso es malo.

Petunicus

siempre el mar dijo...

Hola¡¡ gracias por tu visita a mi "mar".
A mi no me quedará mas remedio que seguir visitántote para ver si por fin le dan su Mp4 y tu protagonista puede seguir escuchando a Calamaro...
Me dejaste intrigada por eso volveré.
Besitos

Ada dijo...

Es que, a veces, el resto del mundo no se entera.

Gracias por visitarme. Yo también amenazo con volver.

Mi beso.
Y otro para el Sebas.

Carlos dijo...

Hola Sebastian,
Primero darte las gracias por opinar sobre mi publicación del día de la madre.
Calamaro también me gusta, las camisetas, no tods estan sucias, pero la que está está mucho, pero que no me falte laducha, sin ella no puedo respirar.
Un saludo.

Alexia dijo...

UMM el personaje tiene mas de un problemas espero que los solucione...

un besote

Isabel dijo...

relato perfecto, lo expresas tan bien... aunque me da penita... el solo quiere estar limpio, a veces la gente no entiende, y lo que no entiende lo toma por locura.

besitos isabel

Víctor Hugo dijo...

Genial tu post!
y el video extraordinario!

te felicito
Víctor Hugo

El Secreto Del Mundo dijo...

Me ha gustado la historia de Sebastián y sus camisas de colores.
se sintió sucio a pesar de tener las camisas limpias..
Muchas veces tenemos el alma limpia y pensamos que no es asi..

Has estado genial con este post..
Un abrazo

tatiana blanco dijo...

Muy buen blog primera vez que lo visito y sis duda regresaré

Poetiza dijo...

Un chico con problemas, como muchos otros, como yo quiza. El quiere sus camisas siempre limpias, porque su alma es asi. Lindo texto tan reflexivo. Saludos y cuidate.

SOMMER dijo...

Caprichosa mafalda: gracias por tu visita, es que Sebastián, me parece a mi, que no sabe hacer nada sin llevarlo al límite.

Siempre el mar: Sebastián es así, siempre nos deja intrigados, pensativos. Al menos ese es mi objetivo.

Ada: los psicópatas muchas veces piensan que son unos incomprendidos. El mundo es así.

Carlos: afortunadamente para mi, no soy Sebastián. El sólo es un personaje de ficción.

Alexia: Sebastián tiene muchos problemas y alguno de ellos antiguo. Pero espero que salga de ellos. En definitiva es lo que ha hecho todos estos últimos años.

Abrazos a todos.

Reina sin pueblo dijo...

Hola guapo! Gracias por tus palabras, fuiste uno de los pocos que ha llegado en la corta vida de este espacio.
Se acabo, regreso a mi esencia pues como dije, fraccionarse no es tarea fácil.
Te espero en mi casa de siempre, http://lirioenelespejo.blogspot.com
Besos desde mi alma.
Lirio.

SOMMER dijo...

Isabel: gracias por tus palabras. Sinceramente a mi Sebastián más que pena me inspira ternura.

Victor Hugo: la verdad es que la canción es magnífica. Me alegro de que te haya gustado.

El secreto de mi mundo: Camisas de colores para un día gris. Paradójico ¿no?

Tatiana Blanco: estaré encantado de que vuelvas a mi casa. Las puertas siempre están abiertas.

Poetiza: ¿Y quien no tiene problemas? Lo difícil es encontrar la manera de solucionarlos sin que te ayuden hombres de uniforme blanco.

Reina sin pueblo: me pasaré por tu antigua casa.

Abrazos a todos

Pedro dijo...

Me ha encantado tu visita, muchas gracias, sobretodo porque me ha permitido conocer tu blog; es magnífico. Con tu permiso lo voy a enlazar al mío, así te tendré más cerca.
Un saludo.

Pasion_intima dijo...

Paso a decirte que tienes un pequeño regalito en mi mundo, de mi para ti, con cariño y un besote

carola. dijo...

Chico, qué concurrido está esto!! He pasado por echar un vistazo al ver tu comentario en mi lugar azul y, aunque con un poco de prisa hoy, me gusta lo que veo. PROMETO volver hoy mismo sin mirar el reloj.
Un saludo y gracias por tu visita ;-)

SOMMER dijo...

Pedro: para mi será un honor que me enlaces.

Pasión_intima: muchas gracias por el detalle. Es francamente gratificante y bueno sentirse querido.

Carola: será porque las puertas y ventanas de mi casa siempre están abiertas y la gente se encuentra a gusto. Espero que tu también.

Abrazos a todos

Marieazul dijo...

Es hermoso ese tema, es la primera vez que lo escucho... me has dejado pensativa.
Un abrazo

Mariano de Toledo dijo...

Hola amigo, no sabes cuanto me provocas y de que manera muy rápida me transportaste en el pasado.

A penas tuve tiempo te leí pausadamente, me tome mi tiempo para digerir el texto e inevitablemente me fui hacia atrás.

Ese es el problema, las manchas estan en todos lados, lo terrible es perder la capacidad de ver lo que no es evidente a los ojos.

Un abrazo compañero y mil gracias por pasar.

Nos estamos leyendo…

M.M. dijo...

Buenísimo relato. Parece que Sebastián Romero viene atravezando un gran problema con los colores y la mugre. Bueno còmo muchos en la actualidad. El sólo quería escuchar a Calamaro y estar blanco, con eso no hay problema, todo lo contrario, un estado de lucidez total.

Un beso.

M.M.

TOROSALVAJE dijo...

Que buen relato.

Bravooooooooooooooooooooo.

Saludos.

SOMMER dijo...

Marieazul: de eso se trata, de pensar. Objetivo cumplido.

Mariano de Toledo: muchas gracias por tus palabras. Hay manchas por todos los lados, sobre todo en los lugares más escondidos del alma.

M.M: parece que no todos piensan que ser así supone estar en un estado de lucidez total. En fin, esperemos que el bueno de Sebastián se mejore.

Toro salvaje: gracias por tus palabras y por venir. Estás en tu casa.

Abrazos a todos

MAR dijo...

GRANDE CALAMARO!!!!!!!!!!
BUEN POST
TE DEJO MIS CARIÑOS
MAR

Francisco dijo...

Vine también a visitar tu blog. Me ha gustado, pero este último post. no lo entiendo muy bien...
Saludos
Franc.

Patricia dijo...

A veces en verdad no apreciamos lo que tenemos... al leerte pensé, que nunca me ocurra, ruego a la vida jamás perder el sentido de realidad...de lo real. Despertar una mañana siendo otra... entre la cordura y locura existe apenas una delgada línea, todos somos potenciales pacientes de un psiquiátrico... basta que un día una pequeñísima neurona deje hacer conexión, o haga una errónea y bye realidad... se eriza la piel... aprecio esta seudo cordura... no quiero locura...
Excelente escrito... Calamaro era su cable a tierra, única conexión con lo real... claro que necesita su MP4... definitivamente.

Un fortísimo abrazo.

Potter dijo...

Dios, así me siento yo, cuando llega el finde y n tengo nada que ponerme, fatal, espero no terminar en el psiquiatrico.

Un saludo.

Isrra

SOMMER dijo...

Mar: enorme Calamaro, y enorme Sebastián Romero por su elección.

Franc: quizá leyendo el resto de post sobre SEbastián Romero te ayude a comprender. En todo caso se trata de un buen hombre, un poco loco, psicótico, pero buena gente.

Patricia: llevas razón, todos somos potenciales. Sólo nos queda ejercitar la mente y desear que esto que le ocurre a Sebastián no nos pase a nosotros. De todas maneras Sebastián tiene brotes, pero en el fondo es buena gente.

Potter: espero que no, amigo. No sería buena señal.

Abrazos a todos

Maria Cristina dijo...

incrieble texto de veras, muchisimas gracias por pasar por mi blog y sin duda regresare paraleerte y peus ya de plano te pongo entre mis contactos, abrazos desde Bolivia

J dijo...

Tal vez la falta de elocuencia era de los hombres de blanco, que tanta sencilles de quien escuchaba a calamaro no encajaba con ellos.

Lastima, cualquier parecido con la realidad es mera concidencia.

Gracias por tu visita, me dare mis vueltas por tu blog.

-J

ISOBEL dijo...

que bonita canción, este calamaro, si es que no se puede con ese acento, besos

El lenguaraz dijo...

¡Bravo aamigo Sommer!, un buen relato.

lola dijo...

Hola Sommer, un gran relato, los misterios de la mente a veces inescrutables. Parece ser que la música es el único remedio para algunos males.

Nohelia dijo...

Son historias, son personajes, son hijos de nuestro lapiz.

Mariano de Toledo dijo...

Vamos que pasa, que no veo piel nueva?