lunes, 28 de abril de 2008

Soy María

Soy María y vivo en las islas del fin del mundo.

Me voy haciendo mayor soñando encontrar un capitan de velero que me lleve a tierra firme, pero sólo encuentro piratas que no me enseñan a nadar. Quiero ser etérea y evadirme del mundo marino, quiero ser caliza en tierra seca pero no consigo enraizar.

Busco olvido sin perdón, pero sólo encuentro perdón sin olvido. Nado hacia alta mar, pero siempre acabo en la orilla.

Necesito dejar atrás hálitos de ron, cuando fui adulta antes que niña. Necesito encontrarme, aunque no se si quiero buscarme.

Quiero ser libre, sonreir mirando al cielo brazos en cruz. Sólo necesito saber cómo...

35 comentarios:

mujer pantera dijo...

maría, maría, cuantas marías existen hoy en día, cuan reflejadas en tus palabras se han de ver.....
Se te ha extrañado..... aun no vuelves a visitarme, ojala lo hagas pronto..... verás que hay variasa novedades
Un beso.......

Germanico dijo...

Que hermoso. Muy lindo. Me anoto para leerte seguido. Un descubrimiento.
Saludos

Eri-Eri dijo...

Hola!
me gusto tu blog!
ahh me identifique con Maria, mmm creo q muchas nos pasa eso, siempre esperamos mas y mas!! pero a la mera hr nunca llega lo q queremos, sera q idealizo las cosas???
t seguire visitando!
saludos desde Houston, TX

mi despertar dijo...

Me gustó. Volveré te sigo de cerca

Lúcida dijo...

Todas tenemos algo de esa María. Muy bonito tu texto.

Saludos.

Mario M. Relaño dijo...

Mi querido Sommer...

Somos tantos (o todos) los que nos convertimos en María...!!!
Pero tú lo expresaste mejor que nadie. Quizás tú, sí consigas nadar hacia el mar y que las olas no te regresen a la orilla...

Un abrazo, amigo.

SOMMER dijo...

Mujer Pantera: volveré, amenazo.

Germanico: bienvenido a mi mundo y gracias por participar.

Eri-eri: supongo que muchas se identificaran con nuestra María. Lo de idealizar las cosas es un defecto sin género, porque a mi también me pasa.

Mi despertar: gracias por seguirme de cerca.

Lúcida: Me alegro de que te haya gustado.

Besos a todos

la kioskera dijo...

Yo me llamo Maria y quizás tengo algo de lo que narras.....tenemos la fea costumbre de siempre querer mas y más.

Muchas veces buscamos alguien que nos enseñe a nadar sin darnos cuenta, de que nadie tiene que enseñarnos ...........muchas cosas tenemos que aprenderlas nosotros solitos.

Yo ya voy aprendiendo a ser libre y mirar al cielo y disfrutarlo, pero voy poquito a poquito.

Me ha encantado

Un saludo

Maria

SOMMER dijo...

Mario: todos queremos nadar, pero a veces contracorriente, lo que nos hace regresar a la orilla.

Kioskera: todos somos María, todos queremos más, todos queremos nadar.

Abrazos

Blas de Lezo dijo...

No desesperar es la manera de lo que sueñas lograr
desde aquestas las que como Escindidas algunos conocen
Un consejo deseo hacerte alcanzar
No hay olvido, nunca lo habrá, desconfía de los que así lo ofrecen.
Conforma tu deseo en su perdón
pues eso será el paso para tu olvido
Y desde este ya nada existirá
pues tu olvido es el suyo
y su perdón tu resurrección.

Yo, el Rey de las Islas Escindidas

Alfonso dijo...

Cuántos quisieramos liberarnos, y hacer borrón y cuenta vida. Pero el diario de nuestra vida, lo llevamos atado a nuestra pierna, como el preso lleva atada su cadena.

Poledra dijo...

Bontio pero triste..hay demasiadas marias que buscan saber nadar y no lo consiguen

Un abrazo!

SOMMER dijo...

Blas: a veces, sólo a veces, es difícil no desesperar. Se acepta el consejo amigo.

Alfonso: Yo no quiero borrar mi pasado. Eso forma parte de mi, sólo pretendo hacer un diario extenso y que cada página sea mejor que la anterior.

Poledra: muchas cosas bonitas son tristes. Quizá en ello radique buena parte de culpa.

Abrazos a todos

Bernardita dijo...

Que grandes verdades escritas con tan hermosas palabras, te felicito por tu blog, es un agrado leerte.

Te invito a que conozcas los mios
losparvulos.blogspot.com
vidadefelinas.blogspot.com

Te seguire visitando, me agrada tu estilo
Un abrazo

Jorge dijo...

Me trasmite una sensación de inquietud por algo que no puede encontrar aunque no hay tranquilidad más hemosa que el mar. Un saludo.

KUKA dijo...

En todas hay un poquito de María, besotes.

SOMMER dijo...

Bernardita: desconocía que tenía un estilo propio, pero me agrada saber que es así. Gracias por tu visita, te la devolveré.

Jorge: es cierto, María parece estar desconcertada por algo. No se, quizá sólo busca la manera de ser feliz.

Kuka: en el fondo, como dice nuestro amigo Mario, todos somos María.

ABrazos

Isabel dijo...

que bonito!! todos tenemos algo de maría dentro de nosotros. es un relato muy lindo

besitos

Eva dijo...

Me da a mí que esta María prefiere mirar para atras en vez de para adelante. Se va a pegar un buen hostión. Besos, sommer.

Pasion_intima dijo...

Muy bello tu relato, como todas y todos bien sabemos maria vive dentro de la gran mayoria de nosotros, y mira que la mia anda cabezona que le digo que deje de buscar que solito aparece y ella dale.. no hay manera jajajaj besitos muy lindo tu blog

Nohelia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nohelia dijo...

*María

Te recomiendo aunque sin garantía porque no funciona en todos igual.

Intenta danzar al son del viento, embriagate del silencio del mar, bañate con los perfumes del aliento de los dioses y mira dentro de tí que cuando subas la mirada: ya habrás anclado en él y en tu puerto.

Me encantó Sommer.............. Bechitos!!!!

Nohe

SOMMER dijo...

Isabel: gracias por tus palabras.

Eva: Yo también lo creo, a esta María le falta decisión.

Pasión_íntima: en el fondo todos somos María y todos somos cabezones.

Nohelia: fantástica tu recomendación.

Abrazos

BettyBlu dijo...

Yo también soy María.

Bonitas letras... me encanta.

Mil besitos

Silvia dijo...

María, ¿y por qué no te pones boca arriba, con los brazos en cruz y te limitas a flotar? Así recuperarás las fuerzas para nadar hacia alta mar y vencer a las olas que te llevan a la orilla.

Me encantó el relato.
Un abrazo

SOMMER dijo...

Bettyblu: creo que todos somos María, aunque nos cueste reconocerlo.

Silvia: a mi me parece un plan excelente, no se lo que le parecerá a nuestra María.

Abrazos

SIB dijo...

Sommer, precioso post te acabo de descubrir, (este mundo es asombroso), y creo que me he enganchado a tus Marías y a lo que relatas.
..es que la vida es eso no? constante búsqueda haya o no encuentro, sueños que en ocasiones sólo se quedan en sueños pero que nos quiten lo bailado¡¡ Peor sería la falta de inquietudes, el estaticismo más absoluto...
..seguiremos buscando ¿quién sabe si la libertad soñada está en esa orilla?
Un beso

JENNY dijo...

Hola sommer. tengo a maría un poco escondida en mí,pero ahí esta, algun día me animo y la dejo salir, besos.

** MARÍA ** dijo...

Un placer haberte encontrado por aquí.

Esa María que describes en tu post está en muchos de nosotros; unos viven lo que quieren vivir, y otros anhelan hacerlo.

Bello lo que has escrito.

Besos tiernos y dulces para ti.



** MARÍA **

SOMMER dijo...

SIB: hola bienvenida a mi mundo. Comparto contigo la afirmación de que la vida es constante búsqueda. No se sabe de qué, pero buscamos algo. Unos lo encuentran y otros no.

Jenny: yo creo que lo mejor que puedes hacer es dejarla salir. Seguro que encuentras sorpresas.

María: serás tu la del relato?, seguro que algo de ella tienes.

Abrazos

Jeanne dijo...

Hola María,

Vivir en las islas del fin del mundo es, en si, todo un gran privilegio que debes aprender a valorar.

Pero si estás cansada del mar que te envuelve no busques fuera de tí,
no busques ni en capitanes ni en piratas,
coge TU las riendas
despliega la vela mayor
y el spinaker si quieres volar más rápido.

Así llegarás a tierra firme por tu medios, y entonces, sólo entonces, estarás lista para buscar fuera de los límites de tu piel.

Y serás libre
(ya lo eras pero hasta ese momento no lo sabrás)
y te encontrarás de frente contigo misma sin tener que buscarte,

Y en los días de tormenta saldrás a la calle,
corriendo
con los brazos en cruz
y mirarás al cielo mientras te empapas con la lluvia
y sonreirás
de una vez y para siempre.

CAN

J.

Kalia dijo...

María o el alma.

Algún día María despertará y se dará cuenta de que no hay tierra firme, que eso era una leyenda con la que le habían engañado desde niña. De repente, si tiene suerte, comprenderá que la vida es una corriente etérea que nos lleva hacia cualquier parte, por aguas turbulentas o algunas veces plácidas. Quizá un día Maria descubra que ella misma es ese capitán de velero que añoraba, y tal vez recuerde cómo mantener el rumbo de su navío, cómo es más sencillo dejarse llevar por la corriente, pero manteniéndo agarrado con firmeza el timón de su existencia.

SOMMER dijo...

Jeanne, Kalia, lo que decís se resume en dos palabras: se puede.

Abrazos a ambas.

BIRA dijo...

Sommer "te he encontrado" hoy cuando me has visitado en mi blog (cómo llegaste? por cierto). He leído unos cuantos post tuyos y me ha encantado tu forma de escribir, los temas que tratas, la forma en que los tratas. Este, sin ir más lejos, es precioso y encierra verdades que son demasiado dolorosas para quien las sufre y para quienes las contemplamos, a menudo sin poder hacer nada.

Por todo ello, espero que no te importe, voy a linkar tu blog en el mío para no perderte la pista.

Ha sido un verdadero placer encontrarte.
Un beso.

Amaveli dijo...

Creo que muchas tenemos algo de María.

Yo busco mi capitán o tal vez solo espero a que llegue, entre todos los piratas que solo estorban. Sé perdonar, más no olvidar, aunque al perdonar de corazón, los malos recuerdos dejan de hacer daño...

Saludos :)