martes, 22 de enero de 2008

El Olivo


Me gusta el Olivo por su porte distinguido, su tronco lleno de protuberancias, con pequeñas y blanquecinas flores y hojas lanceoladas (que palabra, lanceoladas) y de corto peciolo. No es vistoso pero si elegante, no es grande pero si imponente, no destaca pero deslumbra.

Plantaré un Olivo en mi casa en homenaje a quien hace ya unas semanas abandonó su lucha por seguir viviendo, a la persona que ejerció de padre sin serlo, a quien murió sin molestar, como siempre vivió. Al hombre de inmenso rostro, eternos gestos y callosas manos de fabricar botellas y transportar carbón. Al que no necesito ser padre para ser abuelo. A mi abuelo Donato, por ser como fue...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Respeto tu opinión por supuesto, y tu idea y gusto por el olivo. Pero si esa persona ha sido tan importante, yo plantaria un roble.

SOMMER dijo...

Y por qué mi querid@ amig@ plantarías un roble?
Quizá el olivo sea menos fuerte, pero yo lo veo más simbólico, mas enigmático y si me apuras hasta más melancólico. Menos común y más bonito. Mezcla de ayer y de hoy. Fuerte y frágil a al vez...

Punisher dijo...

Dicen que se sigue vivo mientras una sola persona te recuerde.

Yo todos los días tengo un momento para recordar a Quelu y a Donatello.

SOMMER dijo...

Pues si, Punisher, por supuesto que Quelu ya tiene su palmera plantada en mi casa. La misma que semanas antes de la fatal caida de escalera me regaló.Ahí está hermosa, pequeña pero fuerte, brotando...

Blas de Lezo dijo...

Es el olivo un árbol sagrado del sur, es el olivo milenario como tus sentimientos. Eterno símbolo de paz, de amor y de recuerdo.

Tu abuelo estará orgullosos desde la estrella en la que te observe cada amanecida.

Blas

la chica maravilla dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. A mí los olivos me producen una alegría que no sé bien cómo explicar. Me relaja ver un olivar, imaginar pasar las tardes en sus sombras y en el sol de alrededor. Los olivos, tortuosos en sus formas, son sencillos y elegantes: no hay dos iguales, no hay dos troncos iguales. Me gustan los olivos, tan mediterráneos y junto con las vides... ¡le llenan a una el cuerpo de ganas de vivir!
No sé los significados de los árboles pero entre un roble y un olivo... bueno, me quedo con el segundo por romanticismo mediterráneo :P