sábado, 22 de marzo de 2008

Eutanasia


La muerte de Chantal Sébire, la profesora francesa que reclamó a los tribunales franceses una muerte digna, ha reabierto el debate sobre la eutanasia en el mundo. La pobre mujer, a la que no sólo se le había deformado por completo el rostro sino también el alma, que había perdido casi completamente la visión y que padecía dolores insoportables murió el pasado miércoles.

Si esta mujer en lugar de haber nacido en Francia lo hubiese hecho en Suiza, Holanda o Bélgica hubiese decidido libremente en qué fase de su enfermedad terminal acabar con semejante sufrimiento, habida cuenta que estos paises tienen reconocido como un derecho la Eutanasia activa.

Las autoridades francesas no conformes con haber denegado el derecho a decidir por su propia vida, aún cuando ella había apelado a la humanidad de la justicia ante la atroz enfermedad que padecía, han decidido realizarle la autopsia para saber si se murió por causas naturales o ayudada por alguien. De nada sirvió que la familia pidiera clemencia, justicia humanitaria, que se la dejase descansar en paz. De nada sirvió....
Se han justificado afirmando que de todo parecía indicar que Chantal hubiese podido vivir unos días más, quizá alguna que otra semana. De lo que no hablaban es que esos pocos días que le quedaban los pasaría gritando de dolor, ciega, demente, en unas condiciones lamentables....

Como la Iglesia hacía días que no cagaba fuera de la pota se han salido por la tangente afirmando que rechazan la Eutanasia porque Cristo murió dignamente, sin cuidados paliativos....

Hay que joderse.... también hace un siglo se moría de gripe, y ahora el Papa toma Aspirina cada vez que le caen los mocos....

42 comentarios:

Javi Yeye dijo...

Después de tanto tiempo ausente, vuelvo a participar ante un nuevo tema de polémica, que son, por lo que veo, los que despiertan mi lado literario. Considero que no permitir morir a una persona que está sufriendo por una enfermedad irreversible, es una manera de torturar. La eutanasia debería estar permitida, siempre y cuando sea bajo un caso obvio como el de Chantal. Y considero un caso obvio a un cáncer terminal, o cualquier tipo de enfermedad degenerativa, ya que el deseo de morir puede venir provocado por una enfermedad psíquica como una depresión, en cuyo caso no se puede permitir morir a nadie. Referente a la iglesia, y en fechas tan señaladas como estas, voy a omitir mi opinión. Solo me gustaría que en vez de opinar tanto sobre estos temas, se dedicara a tratar los más de 4000 sacerdotes denunciados nada mas en Estados Unidos por abuso de menores. O que siendo proporcionalmente a su territorio, uno de los países más ricos del mundo, se dedicara a repartir un poco a los países necesitados. Vaya, que más hechos y menos palabras, que estas se las lleva el viento. Un saludo a todos.

SOMMER dijo...

Hola Javi, ya te echaba de menos salao.

Besos

Anónimo dijo...

EUTANASIA...SI
El derecho esencial que debe asistir a todo ser humano, siempre, es el de la VIDA. Cuando las condiciones de salud se han perdido y la enfermedad lleva a quien la padece a una situación IRREVERSIBLE, cabe preguntarse si se está cuidando la vida o prolongando la AGONÍA.
Por ello cualquier ser humano ha de ser totalmente LIBRE para decidir si quiere seguir viviendo con sufrimiento o por el contrario, quiere esperar de esa manera que llegue su hora. El caso de Chantal, creo que ha conmocionado a gran parte de la población mundial y ha conseguido que muchos nos pusiéramos por unos instantes en su lugar, nos pudiésemos imaginar de alguna manera cómo se podía sentir esa mujer...hasta un perro cuando está sufriendo se le llega a tratar con más benevolencia acabando con su vida para que no sufra más.
No entiendo por qué se sigue especulando con esta historia: autopsias, opiniones de la Iglesia....Chantal está donde ella quería estar, en paz, sin más sufrimiento. La pena es que ha tenido que conseguirlo tarde y de una manera "indigna" a los ojos del país donde le ha tocado vivir, y de muchos otros países donde parece que antes que personas somos jueces.
Gracias por poner estos temas en la palestra.
Un beso para todos.

Lúcida dijo...

Estoy totalmente a favor de la eutanasia. Chantal sufrió una larga agonía hasta morir, aunque en realidad ya no vivía cuando su corazón dejó de latir porque sus últimos años fueron una tortura más que otra cosa.
En cuanto a la iglesia, como siempre dando una opinión fuera de lugar y que encima pretenden que "vaya a misa".
Saludos

Jorge dijo...

Hola. Como médico internista que soy, a diario me enfrento con enfermos con pdecimientos terminales, solo el paciente sabe el dolor y sufrimiento que tiene, creo que es justo que cada quien decida tener una muerte digna.Yo estoy a favor de la eutanacia en este tipo de casos. Las autoridades del Distrito Federal (capital de México), estan legislando a favor de la eutanacia con ciertas restricciones, pero es un paso importante en este tema. Saludos desde Morelia, México.

Armida Leticia dijo...

No conocía este caso, me he quedado sorprendida, reflexionando. Todos tenemos derecho de decidir sobre nuestra vida, siempre que no afectemos a los demás; así debería ser también la decisión sobre nuestra muerte, un derecho, sobre todo en estos casos tan tristes, tan lamentables.

Un saludo desde México.

SOMMER dijo...

Hola querid@ amig@ anónim@:
Creo que dices bien la clave de todo esto: antes que personas queremos ser jueces, y claro, así nos va....

SOMMER dijo...

Hola Lúcida, esa es la única consecuencia, Chantal ya había meses que había dejado de vivir. Gracias por tus comentarios.

SOMMER dijo...

Hola Jorge, es reconfortante saber que los Internistas estáis de acuerdo en un asunto tan delicado como ese. También es admirable saber que las autoridades Mexicanas están estudiando autorizar la Eutanasia en casos como este.

Abrazos españoles

SOMMER dijo...

Hola Armida Leticia. Pues ya ves, parece que nosotros no somos dueños ni de nuestra propia vida.

Saludos españoles

AnA dijo...

Perdona por la ausenci, ya estoy aquí de nuevo y me entusiasma ver tu defensa de uno de los conflictos que más me traigo con algunos de mis amigos cuando estos temas salen a debate: la eutanasia.

Soy una fiel defensora de ella, de que mi vida es mía y he de elegir yo cuando ha dejado de ser lo suficientemente digna, lo suficientemente "vivible" para soportarla. hay gente que me argumenta que cómo va a consentir la familia dejar marchar a un ser querido.... Quizás sea ésta una de las causas por lñas que no creo tampoco en la "familia", que sea mñás individualista, pero es que la vida e slo único que poseemos y tener el valor de renunciar a ella antes de que nuestro cuerpo nos degrade a un estado lamentame me parece un derecho fundamental. PObre Chantal... y que después de todo no la dejen descansar ni una vez muerta e insistan en hacerle la autopsia...

Si esto pasa en Francia, imaginemos qué ocurriría en España. A nuestro país aún le queda mucho para desligarse de os íntimos lazos con la Iglesia.

Gracias por iniciar estos debates. Un besito.

SOMMER dijo...

Hola Ana, un placer encontrarte de nuevo por aquí.
Creo que has dado alguna de las claves de la dichosa eutanasia. El problema es que todos deciden menos quien tiene que decidir, que es uno mismo.
La familia nada tendría que decir en un caso como este. Nadie tiene derecho a decidir por ti. Tu vida es tuya y de nadie más.

Abrazos asturianos.

MANU dijo...

La Eutanasia es para mí un derecho fundamental del ser humano, independientemente de la enfermedad que padezca.Todo el mundo debe tener el derecho a morir dignamente.Lo que le ha pasado a Chantal, y lo que le pasa a diario a cientos de enfermos terminales es una tortura en toda regla, y un Estado que se precie, debe tener legislado este horrible problema.
Lo de la Iglesia es de traca.Jesús murió sin cuidados paliativos, ya les vale, según ellos Jesús murió en la cruz, entonces murió asesinado, conocen ustedes algún asesinato con cuidados paliativos?, o a Sadam Housein le aplicaron cuidados?, confunden las churras con las merinas, o hacen de la mentira un arte.
Apertas gallegas

Blas de Lezo dijo...

Desde mi descreimiento y mi convicción de que la religión es es el mayor mal que a los hombres se les pudo ocurrir inventar. Desde mi convicción de que "con una palabra suya" (del pope) miles de asesinatos pasivos dejarían de cometerse apoyando los medios anticonceptivos.
Desde ese lugar exijo una muerte digna tal y como ellos la definen para todos los que apoyan de forma convencida a la Iglesia y su Pope Benedicto.
(La cruz la pongo yo, la de Benedicto)

SOMMER dijo...

Hola Manu. Quizá el ejemplo de Sadam Huseim no sea el mejor pero en todo caso, estoy de acuerdo contigo que la muerte digna debería ser un derecho unipersonal.

Abrazos asturianos

SOMMER dijo...

Hola Blas.
Poco más queda que añadir a tu comentario. Solo que lo comparto en su totalidad.

Besos

puchita dijo...

Hola de nuevo. Yo, como Javi Yeyé, me apunto a los temas polémicos más que al debate puramente literario. Sobre todo a aquellos que comentan manifestaciones que esconden una doble moral, un "querer parecer" en lugar de un "ser" como es toda la parafernalia que rodea a la dichosa Iglesia. ¿No a la eutanasia? ¿Tenemos que morirnos cuando Dios decida? ¿Tenemos que tener los hijos que Dios nos dé? Joder, pues bien que Juan Pablo II intentaba por todos los medios humanos (y seguro que, en su caso, sobrehumanos) quedarse en este mundo una temporada más. Si estuvo muriéndose años y años... ¿Por qué no dejó a Dios decidir?
O sea, si un día tengo (ojalá no) una enfermedad terminal pero me funcionan las manos, las piernas y, sobre todo, la cabeza, me meto un chute y acabo con todo. En ese caso es suicidio (lástima, no tengo derecho a funeral). Pero si sólo me funciona la cabeza y tengo que buscar unas manos y unas piernas solidarias que me ayuden, entonces es eutanasia. ¿No soy yo en todo caso quién está decidiendo?
Antes que una muerte digna deberíamos defender un vida digna. Y cuando ésta no va acompañada de el citado adjetivo, entonces ya no es vida.

SOMMER dijo...

Hola Puchita, ya se te echaba de menos, sobre todo en temas polémicos.

Besos

Ernesto Schutz dijo...

No hay nada peor que perder la fe y esperanza y Chantal ya no tenia esas cosas, eso es peor que la muerte misma.

ana dijo...

por eso hay que desearla (la suerte). :_)
El argumento de la gripe es bueno.

SOMMER dijo...

Hola Ernesto. Dices bien, pero precisamente por eso no entiendo por qué no la dejan descansar.

Abrazos.

luna dijo...

gracias por pasarte

un saludo

(terrible la historia de esta mujer)

SOMMER dijo...

Hola Ana: es que esto de la Iglesia es de traca, y por ende, lo del papa sin comentarios...

Besos

Silvia dijo...

Si una persona, en plenas facultades mentales y en casos irreversibles, decide no prolongar más su agonía el Estado, por humanidad, debería facilitarle los medios para que pudiera decidir sobre su vida si es así su deseo.
La postura de la Iglesia es coherente con sus creencias, aunque el ejemplo que hayan puesto sea una memez. Sólo que a veces se olvidan del verdadero sentido del mensaje que tendrían que transmitir.
Besos

SOMMER dijo...

Hola Silvia. Personalmente creo que la postura de la Iglesia es de todo menos coherente.

Gracias por tus comentarios, saludos

jenny dijo...

Cuando la vida se transforma en agonía como el caso de Chantal se debe terminar con esa tortura, y tener clemencía ante un dolor así.

SOMMER dijo...

Hola Jenny. Yo creo que Chantal era lo único que pedía: clemencia.

un tordo dijo...

se carga el boleto de la muerte en el bolsillo, debería ser un derecho natural el decidir cuando tomar el funesto colectivo...
me gustó tu blog, ahí te he enlazado al mío,
E.

SOMMER dijo...

Hola Tordo, bienvenida a mi blog. Te agradezco tus comentarios.

Abrazos españoles

Oshidori dijo...

Hay demasiado temor a la muerte. Y, cuando nacemos, lo único seguro que tenemos en la vida es que un día moriremos. Ya que no podemos evitar la muerte, sólo nos queda la alternativa de evitar el sufrimiento físico, el dolor cruel. Nadie es mejor por haber sufrido más.
Un abrazo

SOMMER dijo...

Hola Oshidori. Si alguien elige sufrir antes de morir por mi perfecto. Pero también debería poder elegir no sufrir.

Un abrazo.

María dijo...

Gracias por tu visita a mi blog, tienes un blog muy interesante, y volveré a entrar por aquí.

Has puesto un tema dedicado a la eutanasia, también yo en mi blog tengo un tema titulado "El derecho a decidir sobre la muerte" de diciembre pasado, y allí expongo lo que opino:

SI A DECIDIR SOBRE LA MUERTE, SÍ A LA EUTANASIA, SÍ A QUE LA PERSONA QUE ESTÉ AL LADO LO PUEDA DECIDIR TAMBIÉN, NO AL SUFRIMIENTO SIN SOLUCIÓN.

Me parece un tema que has expuesto muy interesante y es muy amplio para comentar, pero lo que sí te comento como colofón final es que: SEAMOS LIBRES PARA DECIDIR.


Saludos.

EVA dijo...

Bueno, es que la iglesia y más el Papa, no son buenos ejemplos, ni para esto ni para nada. Ya ves, a mí me da igual que estemos en la época en la que estamos. Cuanto chupón a costa de las vidas ajenas. Y vidas no tan vidas, como la de esta pobre mujer. Qué triste es no poder morir cuando tú te sientes muerto.
Saludos, vine de la mano de Frabisa.

Frabisa dijo...

Gracias por visitarme, me ha permitido conocerte.

Muy interesante el tema que planteas y que ha estado de actualidad estos días pasados.

Por supuestísimo estoy a favor de la eutanasia y que se legisle en este sentido. Nada de sufrimientos estériles cuando no hay esperanza de vida.

Un besito

SOMMER dijo...

Hola María: parece que todos estamos de acuerdo en que la vida es propia y que todos debemos decidir por ella.
Gracias por tu visita

SOMMER dijo...

Hola Eva, aquí en mi sitio, no importa de la mano de quien vengas, ni de donde procedas. Importa que estés y que te sientas a gusto.
Un abrazo.

SOMMER dijo...

Hola Fabrisa, un placer tenerte entre nosotros. Ojalá algún día se pueda legislar a favor de la Eutanasia de una vez por todas.

Abrazos

José Luis dijo...

Yo no opinaré sobre el derecho a la vida o a la muerte.

Para mí ha sido desgarrador saber sobre la muerte (y la vida) de esta mujer.

En casa tenemos un problema de salud. La desesperanza, y la lucidez en ocasiones se nublan. Saber del grave problema de esta mujer nos deja sin aliento, sin habla, no hay opinión al respecto, sus razones válidas, o no, se respetan, Dios dirá.

Buena salud a todos.

Saludos desde Monterrey, México.

SOMMER dijo...

Hola José Luis. Se trata precisamente de eso, de respetar las decisiones de los demás (estemos de acuerdo o no). Animo, que de todo se sale.

Abrazos españoles

Santiago Chiva de Agustín dijo...

La eutanasia es un tema muy pantanoso. Se habla de legalización de la eutanasia para casos límite. Pero en Holanda, donde lleva legalizada años, no es así; se va haciendo habitual y va calando la mentalidad de que si estás enfermo lo mejor -para todos- es pedir la eutanasia, en detrimento de los cuidados paliativos

Preguntar a un enfermo si desea pedir la eutanasia es ponerle ante un dilema y ya tiene consecuencias en él. Si pide la Eutanasia, se le quita la vida y acaba el dolor, claro. Pero ¿y si pidiera medicina paliativa? Algunos dirán, con tono comprensivo, que no pasaría nada, todo sigue como siempre, se le cuida hasta que muera. Pero no. Ya nada es como antes. Si elige seguir viviendo, siempre tendrá que explicar por qué ha optado por una solución que supone más sacrificios a sus cuidadores, más dinero al Estado por gastos de la Ley de Dependencia y gastos sanitarios. El mismo personal sanitario que le cuida es el que le hubiera quitado la vida. Y como el enfermo no ha querido, hay que seguir cuidandole. Y total, para seguir sufriendo. Y los familiares, que quizá le sugirieron la eutanasia, son los que deben seguir viniendo a verle no se sabe cuantos meses o años más. Y quitando tiempo de dedicación a los niños, y con la hipoteca que les agobia, y en vacaciones, a ver que pasa... Los médicos o los familiares, no va a decir así las cosas, claro. Pero no somos tontos y sabemos cuando algo que hemos decidido no ha caído bien o resulta un engorro.

Encima, el Estado es parte interesada. Aunque los políticos se indignen, saben perfectamente que cuanta más eutanasia, más millones de euros para otros gastos sanitarios. Cuestan mucho menos dinero los trámites de defunción que un día más de cuidados paliativos. Para un contable sin prejuicios morales la mejor solución está bien clara: animar a pedir la eutanasia a todos. Sin embargo, nuestros mayores y nuestros enfermos, que con su vida han colaborado a hacer un mundo más humano, se merecen la mejor solución aunque cueste más. Si alguien quiere tener más reflexiones de interés sobre este tema en la etiqueta “EUTANASIA”: http://opinionciudadano.blogspot.com/ se encontrará unas cuantas

Gracias por ofrecerme la opción de opinar,

Santiago

SOMMER dijo...

Hola Santiago, gracias a ti por opinar con tantos datos de un tema tan apasionante como complicado.
Yo sigo insistiendo en que lo mas importante es respetar la decisión del enfermo. Si decide vivir, a por todas con él. Pero si decide morir, también hay que respetarlo.
No estamos hablando de economía, ni de ahorros sanitarios (que podríamos hablar y mucho), sino de una muerte digna.

Abrazos y un placer tenerte por aquí

Addicted dijo...

Hola sommer, gracias por pasarte por mi blog. Yo quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con la Eutanasia y que espero que algún día ese derecho llegue a España. Saludos