viernes, 26 de septiembre de 2008

No llega


"Son las doce y media y todavía no ha vuelto. Es demasiado joven para salir por la noche. No se por qué Encarna se ha empeñado en dejarla ir a esa fiesta. Si sólo tiene diecisiete años y encima tal como está el mundo. Es mi niña, mi pequeña. Todavía es muy joven para salir por la noche.
Suena la cerradura. Ha llegado. Bien, por fin podré dormir tranquilo. Mi niña ya está en su cama".

38 comentarios:

Marcelo dijo...

Ay cuando llegue se momento de mi pequeña niña...
Un abrazo

Alfonso dijo...

jeje, pues cuando llegue el día en que no vuelva para volver del nido, le da un patatús. Eso sí, para entonces, deberá tener el cuerpo ya hecho.
Me recuerda a una canción de Serrat sobre su pequeña...

Nuria dijo...

Y es que por muchos años que cumpla, siempre será para él su "niña"

Besos y buen finde¡¡¡
N.

Lúcida dijo...

Supongo que nos volvemos egoístas y encima se une el miedo. No sería más tranquilizador pensar que se lo está pasando bien y que vive de acuerdo a su edad?

KUKA dijo...

Ahora que ya tengo peques, entiendo un poco más a mi madre, que nunca se quedaba tranquila, hasta oírme llegar, qué pesada que era, pues mira tú, que ahora la pesada seré yo, aunque el mayor solo tenga 8 años, pero la vida pasa tan rápido a lado de mis peques....., te entiendo, todos los padres pasaremos por ello. Besos

Cat's dijo...

Mi madre solía decirme cuando llegaba mas tarde de lo normal y ante mi rebeldia, que aprendería a ser hija cuando sea madre...
MI padre me esperaba despierto, y hasta que no llegaba, no se quedaba tranquilo.
Siempre, seré "su niña".

Valentina. dijo...

Esto hay que pasarlo.
Como el sarampión.
Que te sea leve.
Salud.

ELECTRA dijo...

..pero que hacia el con 17 años?
besos

Lara dijo...

Mi madre siempre me decía: cuando tengas hijos lo entenderas. No tengo hijos pero la edad me lo ha hecho entender, eso y muchas cosas más.
Muuuuacks!

CRIS dijo...

Creo que ese desasosiego, miedo y hasta dolor en la boca del estómago y en el corazón, el temblor, el sudor... lo he sentido esperando no a un hijo pero si a alguien que tenía que llegar a casa alguna vez... y llegó, siempre llega, pero me da pánico que no llegue...

besos que llegan

JESUS y ENCARNA dijo...

Son las diez y media, y ella ahora se va... me dice con quien, son sus amigos, no sabe a que hora vendrá.... y yo, hoy no sé si volveré a quedarme dormida en el sofá esperándola, o me agotará el cansancio y me dormiré, corriendo a su habitación en cuanto despierte... Mi niña ya tiene veintitrés, es una mujer, pero es mi niña y, como está el mundo...
No sabes como te comprendo.
Besicos
Encarna

Lúa dijo...

Hasta hace bien poco yo también lo veía desde el otro lado.. Desde la posición de la chica que abre la puerta y se encuentra con sus padres leyendo o viendo la tele en el salón a altas horas de la noche.. Al principio me parecía estúpido pero ahora, cuando llego a casa sola después de una noche de fiesta, y no me encuentro a mis padres esperándome para charlar y que les cuente que tal ha ido la noche.. ahora que soy independiente..es ahora cuando me doy cuenta de que siendo jóvenes valoramos muy poco la protección de unos padres...

Un beso!

SOMMER dijo...

Marcelo: pues cuando llegue supongo que estarás igual que nuestro personaje.

Alfonso: Ya lo creo. Espero que el hombre se relaje.

Nuria: Ahí está el quid de la cuestión. Creo que para nuestro hombre, ella siempre será su niña.

Lúcida: Además, todos hemos estado al otro lado de la barrera.

Kuka: es que madre no hay más que una. Supongo que ahora te darás cuenta de muchas cosas.

Cat's: cuando seas madre te darás cuenta. Bueno, supongo que todos nos daremos cuenta cuando tengamos hijos de 17 años.

Valentina: habrá que vacunarse para cuando llegue la hora.

Electra: pues supongo que salir como su hija. Pero ya sabes que eso se debe olvidar pronto.

Lara: es cierto que la edad te hace comprender cosas que con 17 años no comprendes.

Cris: debe ser una sensación muy inquietante. Ahora comprendemos a nuestros padres. Está claro que la edad te ayuda a madurar.

Encarma: vuestra hija ya es una mujer. Yo no tengo hijos de 17 años, pero imagino que debe ser agobiante y muy difícil asumir esa situación de madurez. Supongo que hay que pasar por ello. Nuestro personaje, por lo visto, no es capaz de soportarlo.

Lúa: es cierto lo que dices. No valoramos lo que nuestros padres sufren por nosotros. Que se lo digan a nuestro personaje. Lo que sufre el hombre.

Besos a todos.

Mario dijo...

Los padres nacen para sufrir, da igual la edad de los hijos...
El caso, es que cuando fuimos jóvenes, no nos dimos cuenta de sus noches en vela...

Un abrazo, Sommer.

Ayshane dijo...

Esa es la ti´pica preocupación de la mayorían de los padres, en general que difícil es criar a los hijos!!!

besitos grandotes...

Juanjo dijo...

Terror le tengo a ese momento, pero tiene que llegar.

Germanico dijo...

No me ha tocado. No se si va a tocarme. Pero imagino que asi es. Tal como lo describes.

Saludos

digler dijo...

esa es una preocupación que sólo se entiende al tener un hijo

Armida Leticia dijo...

Yo tengo dos hijos hombres, y la angustia cuando salen y...ya es tarde...y no llegan...¡ups!

Saludos desde México.

Belén dijo...

Bueno, así es... siempre, en todas las generaciones...

Mi padre dormía de puta madre, no nos dejaba salir por la noche y punto... la que dormía mal era yo... que me quedaba en casa!

Besicos

Ana dijo...

Papá, esos es sólo el principio...¡Te queda mucho todavía! Tanto que igual te acostumbras (aunque me parece que no).

Besos

Sese dijo...

Ja,ja, todos hemos pasado por ello, aunque ahora con los móviles parece que la tranquilidad de los padres debiera ser mayor. Normalmente quien más sufre esta situación es el primogénito, y si es mujer, más aún,

Saludos

Isabel dijo...

aunque pasen los años ... siempre seguirá siendo su niña pequeña.

besitos

yoyoyo dijo...

algo que no cambia por muchos años que pasen. todas las generaciones han pasado por ello, pasamos o pasaremos. Un saludo

Blas de Lezo dijo...

No hay en esto justificada razón
solo la misma sangre que fluye en el corazón
no hay mas que la vil espera sin calmante intermedio
ten un hijo y no quera otro remedio.

Sufrir sin esperar no hacerlo
sufrir sin respuesta en ningún cuaderno.

Uno que ya avista tales estaciones vitales de padre y futuro vigía sin remedio.

Blas

Denis Lizarbe dijo...

Tan corto y tanto mensaje cifrado en uno de los temores más egoístas y mejor respaldados.

Metis dijo...

llegará. y luego ambos podran descansar.

no he pasado por esta angustia pero creo que es algo de lo que no se libra ningun padre.

saludos.

Isabel dijo...

Es lógico que no descanses hasta que no la tienes en casa, es un miedo lógico que tenemos los padres y las madres, las cosas no están como para dejar de tener miedo, y aunque siempre ha existido el peligro, hoy que somos padres, nos parece mayor.
Un beso

Bolero dijo...

No quiero pensar en eso momento, en serio , no quiero
Pq tengo un bar de copas, pq sé lo q es la noche, pq he vivido la noche a mil por mil, sólo me queda esperar q la eduque a ella como hicieron mis padres, escogiendo bien
Ains q mal cuerpo se me ha puesto de golpe
Si las llevamos a un internado a suiza?¿?¿?¿?

jejjeje
cómo entendemos ahora a nuestros padres verdad???
muakkkkkkkkkkkkkkk

Adriana Lara dijo...

ay, mi nene tiene 13 y yo ya me siento así.

Chuspi dijo...

Y qué mal lo pasan algunos!!!
La madre de una amiga mía siempre esperaba en la ventana mirando....así fuesen las 4 de la mañana!
En fin....ya se pasaba con el histerismo.

BESOTES!!

SOMMER dijo...

Mario: de ahí el homenaje. No nos dimos cuenta de las noches que pasaron así por nuestra culpa.

Ayshane: si viniesen con un manuel bajo el brazo, en lugar de con un pan....

Juanjo: a todos nos llegara. Supongo y espero.

Germanico: así ha sido històricamente, así que así también será cuando nos toque.

Digler: no te creas. A veces sin saber por qué maduras y te das cuenta de lo que sufren tus padres por ti.

Armida leticia: los tuyos son hombrotes hechos y derechos ya, ¿o no?

Belén: jajajajajaajaj, está claro que tu padre no quería sufrir, mujer... El día que me toque, haré lo mismo, pues.....

ana: cuando tenga una hija de 17 años que empiece a salir por la noche sufriré. Mientras no sea así, déjame vivir mujer.... ajajajajajj

Sese: eso es verdad, en nuestra generación quien más salía era el segundo o el tercero. El primero, en nuestro caso mi hermana, le tocó bailar con el más feo. En fin, espero que los tiempos cambien, también para eso.

Isabel: ese es el mensaje de este post. Pase lo que pase, para nuestro personaje siempre será su niña. Bien Isabel, bien...

Yoyoyo: estoy contigo. Es ley de vida, así que si no nos ha tocado, nos tocará. Espero.

Besos a todos.

Novicia Dalila dijo...

Estoy justo en ese momento... Mi hija tiene esos 17 años y aunque reconozco que en los horarios somos unos rácanos y toda la gente que va con ella están fuera hasta esas horas, la nuestra vuelve a las 10 o'clock... Y si va a llegar 10 minutos tarde, me llama ("mamá, que acabo de salir del metro..."): Pero sé que en breve reivindicará su derecho a ser como los demás y me tocará sufrir esas esperas que se hacen eternas, y esa angustia por si le ha pasado algo... Y respiraré tranquila cuando oiga la llave en la puerta... Y hasta la próxima vez....
Pero además, como dice Nuria, los hijos son hijos hasta que nos morimos, así que esto por lo que pasamos ahora no es más que el principio de una bola enorme... Menos mal que tenemos por otro lado las satisfacciones que nos dan, que compensan con creces, porque si no, apaga y vámonos...

Un beso

Tarquin Winot dijo...

Yo acabo de ser padre y, a veces, ya pienso en esto que comentas. Como dice mi padre, este oficio no acaba nunca.

Gracias por la visita. Volveremos a leernos.

Landahlauts dijo...

Ufff... temiendo estoy que llegue ese momento. Temiendo.
Un saludo, desde Andalucía.

BIRA dijo...

Cuánto me has hecho pensar en mis Padres y las noches en vela que pasaron esperando a que la perraca (yo) de su hija volviese a casa!

Qué egoistas somos a veces, no?

Amelie dijo...

Miedo me da que llegue el día en que mis niñas salgan por ahí solas, ahora sólo tienen casi 8 y casi 2 años, pero todo llega...

Besos.

ANABEL dijo...

Mi padre estuvo esperándome hasta que me casé, y eso que yo nunca he sido muy noctámbula. Se escudaba en un libro, que decía estar leyendo (aunque hacía un rato que había caído dormido).
Saludos