viernes, 5 de marzo de 2010

Ritual

Con paso lento e inseguro, carente de la vigorosidad que se va perdiendo con la edad, espalda curvada y enjuto cuerpo, arrastraba su ajado abrigo, que una vez había sido negro, hasta el mostrador donde, como todos los días, desde hace años, a las siete, reposaban, solitarios a la par que solícitos, dos vasos, uno de orujo, el otro, más modesto, de gaseosa. Después de apurar de un solo trago el contenido de ambos, depositaba sobre la barra, en importe exacto, y en moneda pequeña, el pago de la consumición.
Hace días que el viejo no aparece, aun así, los vasos, fieles a la liturgia diaria de las siete, aparecen todos los días en el mismo lugar. Sólo el camarero sabe cuanto tiempo durará el ritual…

81 comentarios:

juanjo dijo...

Sorprendente y sugerente relato.

DANYGIRL dijo...

Bufff...espero que vuelva...pobre...

mariajesusparadela dijo...

En horas, lo correcto es esperar quince minutos.
Quizá en años deba repetir la espera quince días: en ese tiempo, o sana o ya se ha muerto...

reltih dijo...

full, bacan tu tema. hasta melancólico, bohemio.
un abrazo

carlota dijo...

Si es muy viejo , igual está malito o muertecito ...:(

LOCURAS dijo...

SOMMER!!.. aun desde el más allá sigue con su ritual!!!..
besos!

Lucero dijo...

Lindo relato,espero vos estes bien besitos y buen fin de semana saludos:)

SIL dijo...

Maravilloso´y melancólico...
Hay rituales que ni la muerte puede destruir.
Me ha gustado mucho.
Besos-todos.

SIL

Stultifer dijo...

Eso es que ha llegado su hija y le prepara el desayuno en la casa y no necesita salir al bar tan pronto.

Mónica dijo...

Dicen que el que espera desespera!!!! Pues no le queda nada al del bar...Un besiño...

si, bwana dijo...

Me temo que, con tanto orujo, debe andar de médicos. Debería conformarse con la gaseosa.

Winnie0 dijo...

¡Se me ha encogido el alma! Precioso y real...bss

El Gaucho Santillán dijo...

Buen relato. Es una imagen cotidiana. Me recordò a mi abuelo, natural de Pontevedra, y su fernet de las cinco.

Buen nombre el de tu blog, y buena la frase de Groucho Marx.

Saludos

El Gaucho Santillán dijo...

y èste, por no dejarlo en 13.

Andrea dijo...

Me ha conmovido, aplausos SOMMER, un abrazo :)

Lara dijo...

Un relato corto pero muy muy bueno.
Muuuacks!

Mónica dijo...

AL FINAL....SE ACABO EL RITUAL......UNA PENA...

BESOS DESDE EL BULEVAR

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAA TE DESEO UN GENIAL FIN DE SEMANAAA, SALUDOS Y ABRAZOS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNNNNNNNN

Anadry dijo...

hola, SOMMER...
...pasaste por mi casa y tu comentario fue como una invitación a la tuya.
Hay mucho por leer...pero me ha gustado lo que he leído..., vendré seguido..., eso seguro ;)
Un beso gigante!!

Yo dijo...

Seguro que ese señor ha conseguido otro bar, donde la camarera está de mejor ver y de paso no se fuma.

Un saludo

Adrisol dijo...

felicitaciones por este relato!!

muy,muy bueno...

un fuerte abrazo

SILVIA dijo...

¿y porqué debería acabar?
genial, Sommer. Un abrazo!!!

GOGO dijo...

buen clima dibujan tus letrassssss..!!

lujito leerteee..!!

mi afectooooooooo..!!

NINA dijo...

Y el contenido...? quién se lo toma?
O guardan el mismo para el día siguiente? (Se le va el gas!!)


Saluti

emejota dijo...

Agridulce relato, que una siempre se pone en lo peor, sobre todo si el hombre pagaba en moneda menuda = limosnas = frío en invierno = pulmonía = adiós. Un abrazo.

Marisa dijo...

Un buen relato.

Gracias por asomarte
a mi ventana.

Besos

Liz dijo...

hola!
Un relato muy emotivo. Me gustó.

Gracias por la visita.

Buen fin de semana!

moderato_Dos_josef dijo...

Muy bueno y mágico relato...
UN abrazo!

Fiebre dijo...

Son los rituales de la gente que respetamos una barra como antaño.

Por encima de todas las cosas, como un viejo amigo. Y no las niñatas/os que sirven copas hoy en día.

Precioso texto.

Genín dijo...

"Hace días que el viejo no aparece, aun así, los vasos, fieles a la liturgia diaria de las siete, aparecen todos los días en el mismo lugar. Sólo el camarero sabe cuanto tiempo durará el ritual… "

Y si el viejo no aparece...¿Para que sacan los vasos?
Esto no me dejará dormir...jajaja
Salud

Leo dijo...

Me ha gustado mucho tu Blog
te espero por el mio
Un Abrazo!

Javier dijo...

me gustó...

alma máter dijo...

Buen relato!!... y que siga ese ritual... Es lo que les queda.

Un beso y BUEN FINDE!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

El tiempo es lo de menos, o no?
jajajaj

Saludos y un abrazo

Cat's dijo...

Me pregunto si dejaré algun ritual...

:( el viejito...dónde estará.

besos

Sensaciones dijo...

intrigante ritual...
me gusta

Un beso

NeO dijo...

No ha decidido terminar e ritual.. algo lo ha detenido.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

hay mucho en este relato, que no necesita continuación para decirlo todo.

Maripaz Brugos dijo...

Sommer, que bien has descrito la ausencia...quizá a veces, necesitemos de los ritos, para hacer menos dura la espera.

Muy bien escrito.

Saludos

Alfonso dijo...

Una manera de agarrar a los muertos, no está mal. Pero suena a secuestro.

Alimontero dijo...

He estado leyendo tu blog...
Me gusta tu estilo y tus relatos.
Vendo a darte exrpesamente las gracias por pasarte por mi blog y dejar tus sentimientos de solidaridad con mi país, ante este terremoto/tsunami que nos afectó a todos...
Ahora habrá que soportar el otro terremoto... el interno, sus secuelas y re`plicas...

Un gran abrazo en gratitud!

Ali

without dijo...

quizá ahora se lo beba en otro lugar.

Un abrazo

Cesc dijo...

Hay rituales que deben perdurar en el tiempo...

García Francés dijo...

D. Sommer, jodío, ha retratado usted despiada y melancólicamente la caída al vacío de los que nos precipitamos a toda hostia hacia la tercera edad...

Muy bueno, amigo mío.

Marta Simonet. dijo...

La vida son pasos,casi iguales. Podemos cambiar el escenario.


MUA

Mos dijo...

Hay rituales que deberían permanecer siempre. En este caso, sólo el camarero puede mantenerlo (venga o no venga el viejito).
Me ha gustado Sommer.
Gracias por pasarte por mi orilla.
Un abrazo de Mos.

raúl dijo...

¿orujo a las 7 de la mañana? podría pensarse que el ritualista es indestructible!! aunque por más que queramos nada dura para siempre.

Belén dijo...

Eso ha sido una promesa, fijo, ¿no?

Besicos

Alís dijo...

Espero que sólo esté enfermo y regrese. Espero que el camarero sepa que regresará... si no es así, tendrá que darse el tiempo para acostumbrarse a su ausencia. Mientras tanto, mantener el ritual es mantener el recuerdo. Detrás de una barra (y delante también) se agradecen los rostros conocidos y fieles.
Bonito relato, Sommer. Melancólico y bonito
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Que entrañable.
Muy bonito.
Saludos.

MARIETA dijo...

Oiche.... Tanta gaseosa, tanta gaseosa... Eu a caña a tomo soa! Je.
Bicos.

MARIETA dijo...

Oiche.... Tanta gaseosa, tanta gaseosa... Eu a caña a tomo soa! Je.
Bicos.

Aldabra dijo...

¿y así nos dejas?
bicos,

Vane dijo...

alguien no desaparece hasta que se le olvida, y ese camarero no se ha olvidado...un beso sommer

Mateo Bellido Rojas dijo...

Qué sería de nosotros sin algunos rituales. Es triste que sólo quede el recuerdo de un hombre en el ritual que cumplía a rajatabla todos los días.
Un relato corto, Sommer, de una vida larga, quizás nada dichosa, donde sólo importaba sobrevivir.
Un abrazo.

lola dijo...

Interesante y conmovedor el relato.

Saludos y buen inicio de semana.

S. dijo...

Hay rituales estupendos.Mi preferido es cuando un hombre quiere cortejar a una mujer.Ummmm nos tomamos un orujito?ummm

Camaleona dijo...

Igual sorprende al camarero y el día que ha retirado los vasos... el hombre vuelve de nuevo.

Chuspi dijo...

Me recuerda a una canción que dice " y seguirán siendo dos copas en la mesa...."
Ausencias sin retorno me temo....

Besitos veci;-D

Malena dijo...

Mi querido Sommer: Es el encanto de lo cotidiano, de aquellas cosas que toman valor a fuerza de repetirlas. Espero que el viejo vuelva a aparecer.

Mil besos y mil rosas.

Helena dijo...

Si el bar se llama PENELOPE, el viejo volverá. Besos

bego dijo...

Sus compañeros de las tardes de dominó le han convencido para irse con ellos de vacaciones a tierras mas cálidas.
Volverá!

Gabiprog dijo...

Hace tiempo que debía haber dejado la gaseosa...


;)

Liliana G. dijo...

Hay rituales que van más allá de uno mismo que arrastra a los otros a seguirlo...

Muy bueno, SOMMER, breve y preciso.

Cariños.

elle dijo...

perdona veci,tengote abandonau, tán les coses un pocu jodies y no te escribo pa no contate penuries,pero ya mejoraran…
Tu relato me trae de cabeza…una de dos...o es el padre del camarero que se está muriendo, o muerto y actúa como si estuviera aún vivo, hasta que se acostumbre. Bueno también puede ser alguien que conozca y se dedique a pedir, lo digo por pagar en moneda pequeña…o es el camarero que abría a las siete y ha tenido que cerrar porque está enfermo o la crisis (no se decirte) por eso solo él sabe cuánto durara el ritual, o soy yo que imagino demasiado… ¿vas a decir la solución? Jooo,no me dejes así… es que me desespero con las intrigas …no te lio más que parece que me dan cuerda...
Un abrazo muy fuerte
besos

maria jesus dijo...

Oajala el ritual no termine tristemente

Sonia. dijo...

uno nunca sabe hasta donde nuestro habitos cotidianos empiezan hacer costumbre... arrastrando a los demas.

interesante cuento.

te dejo un abrazo fuerte y muchos saludos!

=0)

Armida Leticia dijo...

Mi taza de café, espera por mi, como cada noche, con dos cucharaditas de azúcar y una y media de café, 3/4 de agua hirviendo y 1/4 de fría...es un ritual para mí.

Un beso desde México.

María dijo...

Rituales que no se saben, a veces, cómo acabarán.

Un beso.

JuanRa Diablo dijo...

Interesante...
Yo también vengo con un ritual, pero satánico (o algo así)

Supongo que recuerdas que eres el Adán asturiano, ¿no?
¿Y si te toca ser algo muy muy malo? :P

Un saludo

http://miescribania.blogspot.com/2010/03/toda-espana-pecadora-final.html

Martín Garrido dijo...

Me gustan los rituales, sobre todo si hay sexo de por medio...

Martín Garrido dijo...

Me gustan los rituales, sobre todo si hay sexo de por medio...

Martín Garrido dijo...

Me gustan los rituales, sobre todo si hay sexo de por medio...

Expediente X dijo...

El pasar yo por aquí,
es un ritual,
también...
solo el tiempo sabe
cuanto durará...

Pau Dkt dijo...

me imagino lo peor pobre hombre....

bss

Alejandro Kreiner dijo...

Es difícil cambiar los rituales cuando están tan arraigados.

Saludos.

Luth dijo...

Bonito relato. Sencillo y curioso. Soy nueva x aqui! Un saludo ^_^

El antifaz dijo...

El camarero acabará bebiendo orujo y gaseosa. Sin pagar.
Saludos.

Marcelo dijo...

a mí me encantaría que dure hasta que muera (el camarero)
Un abrazo

Dani dijo...

Todo un personaje, el cliente. Ja, ja, ja; te linkeo en mi blog, gracias por tu visita

Amanecer* dijo...

Un ritual y un respeto por esa persona que a pesar de no volver, sigue en el corazón del camarero.

Un microrelato melancólico, pero muy bueno.

Saludos.