sábado, 22 de diciembre de 2007

De niño, médico y loco, todos tenemos un poco

Recientemente ha salido a la luz un estudio en el British Medical Journal que desmitifica algunos mitos de la medicina, erróneos pero plénamente instaurados en nuestra sociedad.
Así, eso de que, para estar sano hay que beber ocho vasos de agua al día, es una falacia, o al menos, no hay evidencia científica que pruebe los beneficios de semejante inundación estomacal sino más bien todo lo contrario.
Lo mismo sucede con la creencia de que el pelo crece más rápido, fuerte y oscuro después de afeitarse. Falso. Estudios recientes han demostrado que tras el afeitado ni el grosor ni la velocidad de crecimiento del pelo se ven afectados. Lo que sí es cierto es que el pelo cortado no tiene el extremo tan fino como antes del afeitado y que su color es más oscuro porque aún no le ha dado el sol.
Otro mito es el de que sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro. Lo único que hasta ahora se ha podido demostrar es que no hay ninguna parte de nuestro cerebro que este totalmente inactiva.
Lo mismo sucede con la idea de que leer con poca luz puede dañar la vista. Los oftalmólogos dicen que lo único que puede producir es fatiga visual, pero en ningún dañar a los ojos.
Así podríamos estar varias horas enumerando los constantes mitos que nos acechan y a los que casi todos hacemos caso.
Más recientemente se ha puesto de moda el hecho de no poder hablar con el teléfono móvil en una gasolinera, como si todo fuera a explotar.... Joder, creo que nos estamos pasando...





2 comentarios:

lúcida dijo...

Mitos sobre la medicina o cuentos de vieja como solemos decir... mi abuela se echaba las manos a la cabeza si me lavaba el pelo cuando tenía la menstruación y me decía que me quedaría "seca", supongo que se refería a estéril... parece que vamos avanzando, aunque los seguiremos inventado y seguramente nuestra descendencia se reirá de algunas creencias que seguirán con nosotros... porque la verdad, yo soy de las que bebe esos ocho vasos de agua... a buenas horas me entero de que me han servido de poco. Y cuando les diga a todo el mundo que utilizo más del 10% de mi cerebro... eso si que no se lo van a creer.
Feliz Navidad a todos.

SOMMER dijo...

Querida Lúcida, siempre nos quedará el consuelo de saber que ocho vasos de agua siempre son mejores que ocho vasos de coca-cola.
Felices fiestas para ti también y muchas gracias por formar parte de este, mi mundo virtual.