sábado, 24 de noviembre de 2007

Ayer soñé...

Ayer soñé que era un indio. No se si era un Cherooke o un Piel Roja, pero era un indio. Vivía en California y vestía como debe vestir un indio, es decir, nada de vaqueros informales, no. Traje indio, de esos que llevan los niños en carnaval, y por supuesto un penacho de plumas que me caia cual melena hasta los tobillos. Aun a pesar de vivir en pleno Beverly Hills mi casa era una cabaña de indio, que para eso soy un indio, eso sí, la tenía instalada al lado de una piscina en una de esas urbanizaciones tipo Melrose Place.
En un momento dado acabé en una sauna completamente desnudo, pero eso si, con el penacho bien puesto.
Una vez leí que los sueños acaban siendo representaciones de lo que nunca has logrado conseguir. Joder, si es así, debo estar como una cabra.....

4 comentarios:

Lúcida dijo...

Sabías que soñar con un penacho significa fiestas placenteras, alegres reuniones... pues nada, a disfrutar, cómo discutirle a Freud!!!

SOMMER dijo...

Ay, mi querid@ Lúcida, dudo yo mucho que Freud haya dicho eso del penacho. Lo que si me da que pensar a mi, es que Freud siempre decía que todos los sueños pueden interpretarse y que esa interpretación representa la realización de un deseo por parte del soñador, incluso las pesadillas.
Ay mi madre, si tengo que acostarme en un diván, chungo.... pero más chungo es pensar que alguna vez quise ser un indio viviendo en Beverly Hills...

SOMMER

Pato dijo...

ja ja , yo también lo pensé !

SOMMER dijo...

Pato, todos estamos un poco locos ¿no crees?
Si no, la vida sería tremendamente aburrida....

Abrazos